¿Cómo escribir una escena de pelea en una novela?

Escrito por patrick smyth | Traducido por maximiliano grasso
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Cómo escribir una escena de pelea en una novela?
Las peleas pueden ser emocionantes pero no las incluyas nunca en una novela porque si. Mantén un nivel elevado y a los personajes involucrados. (Getty Images/Photodisc/Getty Images)

Las escenas de pelea son de las secuencias más difíciles de representar efectiva y convincentemente en prosa. Debido a que una pelea transcurre muy rápido, las descripciones suelen fallar en capturar el tempo de un altercado físico entre personajes. Luchar también es algo muy técnico, por lo que a veces las escenas de pelea corren el riesgo de atascarse en detalles superfluos o dar una idea de acción floja y poco realista. Sigue estos pasos para evitar algunos de los problemas y errores más comunes en escenas de pelea.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Integra la escena de pelea en el argumento de tu novela. Las peleas nunca deben ser gratuitas o insignificantes. Si te encuentras enfrentando a tus protagonistas contra antagonistas anónimos o sin rostro, puede que estés en mal camino. Las escenas de pelea siempre deben mover la trama hacia adelante, ya sea dando detalles sobre personajes importantes o creando o resolviendo un conflicto real. Un conflicto artificial contra enemigos desconocidos rara vez es tan satisfactorio o dramático como un conflicto entre personajes significativos.

  2. 2

    Visualiza tu escena en términos de una coreografía de pelea. Ten una imagen clara en tu mente de las posiciones de tus luchadores y su comportamiento. Determina las acciones paso a paso que cada luchador llevará a cabo. Si no posees una visualización concreta del desarrollo de la pela, entonces tu lector tampoco será capaz de imaginarla claramente. Recuerda que las inconsistencias, imposibilidades y descripciones flojas o imprecisas pueden arruinar rápidamente tu credibilidad con un lector.

  3. 3

    Emplea el principio del arma de Chekov. Puesto claramente, significa que tu escena debería centrarse en las acciones y sus consecuencias o reacciones. Si un personaje lanza un golpe, resulta más satisfactorio al lector cuando describes como fue contrarrestado o el efecto que tiene en la pelea cuando conecta. Las peleas, como el ajedrez o el tenis, son inherentemente dinámicas y reactivas. No te limites a describir una serie estática de golpes y patadas, en su lugar, muestra la forma en que los oponentes se anticipan y reaccionan ante su rival durante el curso de la pelea.

  4. 4

    Aprovecha la oportunidad de contribuir al desarrollo de tu personaje durante la pelea. Si quieres representar a tu protagonista como alguien tenaz y con fuerza de voluntad, por ejemplo, podrías indicarlo con su compromiso por una causa perdida. Si es hábil o rápido de mente, podría usar lo que lo rodea para su beneficio. Considera tu escena de pelea como una oportunidad de reafirmar las cualidades que le has atribuido a tu personaje, o para presentar una profundidad emocional y psicológica desconocida.

  5. 5

    Escribe tu escena de pelea de manera que fluya rápidamente, con el ritmo y tempo apropiados. Prioriza oraciones cortas y llenas de energía, pero varía la estructura oracional para evitar la repetición. Confina cada párrafo a una sola acción y sus consecuencias o reacciones. Las batallas entre personajes no necesariamente deben tener un fin decisivo, sino que los lectores deben sentir que cada acción contribuye a una resolución inminente. Si tu escena se mueve con ritmo veloz, con acción dramática y significativa, tus lectores se sumergirán en la escena, cautivados por las luchas, derrotas y victorias de tus personajes.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles