Esculpir rostros humanos

Escrito por lauren vork | Traducido por gabriel guevara
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Esculpir rostros humanos
Esculpir el rostro humano es una de las tareas más difíciles pero más gratificantes de la escultura. (Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images)

La creación de cualquier parte de la forma humana en el arte es una de las habilidades más codiciadas, al igual que una de las más retadoras. La creación de un rostro humano deja poco margen de error, ya que incluso los errores más pequeños son fáciles de reconocer para la mayoría de espectadores. Cuando esculpas el rostro humano, ya sea en arcilla o en relieve, el éxito viene a través de un estudio cuidadoso de las proporciones y colocación al igual que de entender las particularidades de esta área de la anatomía.

Otras personas están leyendo

Observar el rostro

Los retos más grandes al esculpir el rostro humano vienen de la tentación de esculpir lo que uno espera que sean las estructuras del rostro en lugar de lo que realmente son. Pasa algún tiempo mirando tu rostro y los de aquellos que te rodean, al igual que tocando y discerniendo las formas y estructuras (esto es especialmente útil para la escultura ya que te da un sentido táctil de la forma, posición y proporción).

Si puedes conseguir un modelo de un cráneo humano, o al menos algunas fotografías desde varios ángulos, observa esta forma también. El rostro humano está lejos de ser un plano y está conformado por la estructura facial del cráneo. Nota especialmente la forma de las órbitas de los ojos y las áreas sobresalientes de hueso, como los pómulos y el tabique, y la forma de la mandíbula y los dientes. El rostro con piel no tiene cambios tan drásticos de forma como el cráneo, pero los cambios que tiene son un reflejo de esas proporciones y profundidades.

Esculpir los rasgos

Después de que una forma ovalada inicial del plano facial esté lista para ser esculpida, es tiempo de crear los rasgos. Una tentación común que debe ser evitada es la tendencia a colocar los ojos muy arriba en el rostro. Visualmente, percibimos los ojos como la parte superior de la cara, pero en realidad están localizados justo encima de la línea vertical de centro. Colocar las cejas antes de cualquier otro rasgo es, por lo tanto, una buena forma de comenzar, porque las cejas son una forma relativamente fácil de dominar en el primer intento y porque son una buena forma de calibrar la colocación de los otros rasgos.

Cuando coloques los ojos, presta atención a la simetría: tus ojos no están colocados a una altura igual y a la misma distancia de la línea vertical de centro en el rostro, ni tampoco son del mismo tamaño; por lo tanto, podrías no notar un problema hasta que comiences a esculpir la nariz y otros rasgos (en es punto el rostro comenzará a verse mal).

Recuerda que los ojos en sí son más o menos formas esféricas que están envueltas en la piel de los párpados; aunque esto le da a la porción visible del ojo una forma de limón en el arte bidimensional, un ojo plano con forma de limón en una escultura es un error. Hablando de párpados, esculpe tanto el párpado superior como inferior. Con los ojos completamente abiertos, ambos párpados tienden a cubrir una porción aproximadamente igual del ojo, aunque el párpado superior es más grande, por lo tanto, más plegado.

La nariz es una forma que es fácil de subestimar. Es más drástica en su forma de lo que podrías pensar. La parte superior del tabique comienza como una abolladura curva (esto es fácil de olvidar) pero luego baja y sobresale aun más del rostro que cualquier otro rasgo. En la escultura en arcilla, es mejor agregar una nueva pieza de arcilla para la nariz y doblarla, en lugar de sacar del resto de la arcilla; con la escultura en relieve, asegúrate de fijar el resto de la cara detrás de la punta de la nariz para dejar suficiente espacio. En la mayoría de los casos, la punta de la nariz debe ser recta y las fosas nasales de igual tamaño y forma simétrica, a menos que tu sujeto tenga una nariz torcida muy marcada.

Cuando esculpas la boca, es importante caer en cuenta de que la pequeña saliente de los labios es una bajada gradual que comienza desde la parte inferior de la nariz en la parte superior y desde justo encima de la barbilla abajo. Puede ser tentador simplemente tallar o fijar un par de labios formados como la parte de color de la boca, pero esto se verá caricaturesco e irreal.

La mayoría de las persona tienen alguna saliente tanto de la barbilla como de los pómulos, aunque será más o menos cierto para diferentes individuos y diferentes etnias. Al igual que con la nariz, agrega arcilla extra para estos y únela o deja material para tallar en la escultura en relieve.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles