Hogar

Cómo hacer una espaldera para jardín a base de puertas viejas

Escrito por meg jernigan | Traducido por pei pei
Cómo hacer una espaldera para jardín a base de puertas viejas

Al ir entrenando tus enredaderas a trepar por una espaldera, estarás creando una especie de jardín vertical.

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Una espaldera es una estructura (una especie de enrejado) que se utiliza para apoyar toda clase de vides y plantas de hábitos trepadores. Esta sirve para crear una detalle de jardín con vista vertical. Las grandes tiendas de mejoras para el hogar venden espalderas simples hechas o de celosía o de finas tiras de madera, pero todas las estructuras que se encuentran en estos sitios son adecuadas para el propósito que se persigue. Muy útiles en los jardines sin demasiado espacio para que las plantas se expandan, las espalderas pueden sujetar guías de frijol y tomate -evitando que entren en contacto directo con el suelo- y dar apoyo al crecimiento de varias flores vistosas durante la temporada de crecimiento. Una espaldera hecha de puertas antiguas, es una gran adición de carácter rústico a tu paisaje.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Dos puertas viejas
  • Pintura para exterior o barniz
  • Taladro
  • Sierra de punta (serrucho de calar)
  • Papel de lija
  • Bisagras de alta resistencia para puerta de granero
  • Tornillos
  • Pala
  • 4 jardineras o maceteros
  • Piedra
  • Tierra para macetas
  • Plantas enredaderas
  • Cordel natural para jardinería

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Decide si deseas o no que las puertas envejezcan en el tiempo o si prefieres para protegerlas de los elementos. Si decides protegerlas, usa varias capas de barniz o pintura para exterior. Al dejar las puertas sin tratamiento alguno, estas envejecerán de forma natural, añadiendo un aspecto rústico a tu jardín.

  2. 2

    Crea algunos puntos especiales en lo que será tu espaldera, a los cuales tus plantas puedan aferrarse. Corta cuadrados, círculos o rectángulos en el panel central de la puerta o haz recortes de formas más caprichosas tales estrellas, lunas o gotas de lluvia. Dibuja en la puerta el patrón que quieres recortar y utiliza un taladro para hacer un agujero en el centro del diseño. Comienza a crear el diseño mediante la inserción de una sierra de punta (serrucho de calar) en el agujero y luego cortando el diseño. Ve siguiendo el trazo con la sierra hasta que la pieza interior se caiga. Lija los bordes si quedaron muy ásperos.

  3. 3

    Usa bisagras para unir las puertas entre sí. Las bisagras de alta resistencia como las que se usan en las puertas de los graneros, con frecuencia tienen detalles decorativos que no se encuentran en las bisagras tradicionales, por lo que si las encuentras y las usas, agregarás un poco de belleza y un toque extra rústico al arreglo. Coloca las puertas juntas, lado a lado y pega las bisagras en su lugar. Usa un lápiz para marcar el lugar donde deben ir los agujeros de los tornillos y luego perfora los orificios. Coloca las bisagras en su lugar y asegúralas con tornillos.

  4. 4

    Construye o compra un par de macetas o maceteros amplios para la base. Si tu espaldera es independiente, coloca dos macetas a cada lado de cada puerta (dos adelante y dos atrás) para que luzca su dos caras. Si por el contrario, tu espaldera se apoya en otra estructura como puede ser un granero, una cerca o una pared de la casa, sólo necesitarás dos macetas, una frente a cada puerta.

  5. 5

    Cava una zanja profunda de más o menos un pie (30 centímetros) para colocar bien fija la espaldera. Antes de empezar a cavar, marca los límites de la zanja colocando las puertas de pie sobre la zona en donde las colocarás (pide ayuda a alguien que pueda sostener las puertas en su lugar). Dado que las puertas están articuladas con una bisagra, dóblalas ligeramente en ángulo como lo harías con un biombo. Retira las puertas y cavar la zanja. Apisona el fondo de la zanja, coloca dentro las puertas y rellena con tierra hasta que estén firmes.

  6. 6

    Coloca las macetas a un lado de cada puerta. Agrega una capa de roca roja volcánica en el fondo de las macetas para mejorar el drenaje y luego tierra enriquecida. Finalmente, planta tus enredaderas. Riega a fondo tus ejemplares hasta que el suelo está bien húmedo. A medida que crecen, ve "entrenándolas" para que vayan trepando a la espaldera. Si es necesario, usa cordel natural de jardinería para mantener las ramas en su lugar hasta que se establezcan.

Consejos y advertencias

  • Anímate a utilizar juntas dos puertas de diferentes estilos.
  • Olvida las macetas si prefieres plantar las enredaderas directo en el jardín al igual que la espaldera.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media