¿Cómo saber si estás realizando demasiados ejercicios Kegel?

Escrito por em connell mccarty | Traducido por florence e. smith
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Cómo saber si estás realizando demasiados ejercicios Kegel?
Ejercicios Kegels. (Jupiterimages/Pixland/Getty Images)

Los ejercicios Kegel están diseñados para fortalecer tu base pélvica. Estos ejercicios realmente simples, pueden beneficiar tu vejiga y el control de esfínteres, además del disfrute sexual. Si estás embarazada, eres obesa, te estás recuperando de una cirugía o sufres de incontinencia, tu médico de confianza puede recomendarte que hagas ejercicios Kegel. Sin embargo, todas pueden beneficiarse de estos ejercicios. Descubre cómo determinar si los estás haciendo bien, o cómo saber si estás haciendo demasiados ejercicios Kegel.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

    ¿Cómo saber si estás realizando demasiados ejercicios Kegel?

  1. 1

    Asegúrate de estar realizando los ejercicios Kegel de la manera correcta. La forma más fácil de encontrar los músculos correctos es reconocerlos al orinar. Los músculos que utilizas para frenar la corriente de orina son los músculos del suelo pélvico, los mismos que contraer para realizar los ejercicios Kegel. Acostúmbrate a contraerlos y soltarlos mientras orinas frenando y haciendo fluir la orina.

  2. 2

    Vacía tu vejiga y recuéstate, o siéntate cómodamente para hacer tus ejercicios Kegel. Las primeras veces que los hagas, contrae tus músculos del suelo pélvico sólo durante tres segundos, y luego relájalos durante otros tres segundos. Realiza esto diez veces seguidas y para. Haz otro set una o dos veces más diarias para llegar a un total de tres sets diarios, de diez Kegels cada uno. A medida que te acostumbres, aumenta el tiempo a cinco segundos de contracción y cinco segundos de relajación. Trabaja para contraer los músculos del suelo pélvico durante diez segundos, y relajarlos durante otros diez segundos. Realiza este ejercicio diez veces seguidas. Haz un set de diez ejercicios Kegels tres veces diarias, como recomienda MayoClinic.com. KegelexercisesForWomen.com recomienda elegir un ejercicio alternativo de dos sets de cinco minutos diarios; uno a la mañana antes de irte de la cama, y otro a la noche antes de ir a dormir. Realízalos hasta haber alcanzado tu meta, y luego vuelve a realizar tres sets de cinco minutos semanales.

  3. 3

    Deja de hacerlos si sientes dolor muscular o molestias mientras realizas los ejercicios. Asegúrate de que el dolor muscular sea en el suelo pélvico, no dentro de tu vagina. Los ejercicios Kegel no deberían causar ningún dolor vaginal. Si los músculos del suelo pélvico están irritados, estás sobre realizando los Kegel, y deberás darle un descanso a tus músculos. La Dra. Ruth Westheimer afirma que, en el caso de sentir dolor al realizar los ejercicios, "como en cualquier ejercicio, debes comenzar nuevamente de manera lenta y desarrollar músculo antes de agregar más repeticiones. Es muy posible hacer ejercicios Kegel de más, y si es tu caso, no es sorprendente que sientas dolor".

  4. 4

    Una vez que tus músculos del suelo pélvico ya no estén más irritados, comienza con los ejercicios nuevamente. Examina tu técnica para asegurarte de no estar realizando más de dos sets de cinco minutos diarios, o tres sets de 10 Kegel diarios. Si no estás haciendo más que la cantidad recomendada, y aún así sientes dolor, acorta la cantidad de segundos que contraes tus músculos pélvicos. Vuelve a contraer durante tres segundos, y relaja durante los otros tres. Relajar tus músculos es tan importante como contraerlos, para asegurarte de que estés relajando completamente entre cada ejercicio. Acorta los sets de tres a cinco segundos, y sólo realiza cinco Kegel por set hasta que te sientas cómoda aumentando la cantidad. No realices más de tres sets diarios.

  5. 5

    Consulta a un médico si te preocupa estar trabajando los músculos incorrectos, o si sigues sintiendo dolor muscular. Un doctor o fisioterapeuta puede recomendar un tratamiento de biorretroalimentación utilizando una sonda de control y electrodos, para aislar los músculos correctos. Además, esto puede determinar si estás relajando completamente dichos músculos entre cada Kegel.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles