Cómo esterilizar un termómetro

Escrito por ehow contributor | Traducido por juan ignacio ceviño
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo esterilizar un termómetro
Esterilizar un termómetro.

La esterilización de un termómetro que involucre alcohol, jabón y agua es un proceso que los miembros de la generación del baby boom conocen bien. Pero este proceso ha cambiado y ha cambiado por razones ajenas a su eficacia para matar los gérmenes.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Obtén un nuevo termómetro si tienes uno con mercurio. Esteriliza otros termómetros de bulbo, los que utilizan alcohol coloreado por ejemplo, inicialmente lavándolos con agua y jabón.

  2. 2

    Limpia el termómetro de bulbo con alcohol desnaturalizado y jabón después de su lavado con agua. A continuación, se debe colocar en un contenedor de protección limpio. También se puede colocar en un recipiente cubierto de alcohol desnaturalizado.

  3. 3

    Verifica las instrucciones que vienen con un termómetro digital a cerca de la manera en que debe ser limpiado. Esto es necesario ya que distintos termómetros tienen formas diferentes de esterilización.

  4. 4

    Utiliza los cobertores desechables de cada modelo diseñados para su uso. Tras el uso, limpia la zona del termómetro que ha sido expuesta al contacto con un paciente.

  5. 5

    Asegúrate de limpiar toda la zona del termómetro que ha sido tocada por el paciente. Si es posible, utiliza alcohol desnaturalizado ya que este es el mejor agente bactericida, pero debes comprobarlo con las indicaciones del termómetro, ya que algunos no toleran su uso.

  6. 6

    Limpia el área de un termómetro de oído digital, tocado un paciente inmediatamente después de su uso. Con el uso próximo de la unidad, a continuación, aplica una punta desechable. Las posibilidades de contaminación de un termómetro de oído son obviamente mucho menores que para una unidad de administración oral, pero nunca subestimes la capacidad de un niño pequeño a babear a grandes distancias.

Consejos y advertencias

  • Date cuenta de que los termómetros de bulbo que utilizan mercurio están siendo retirados y prohibidos. El mercurio es extremadamente tóxico, y la rotura de las bombillas entrañan un riesgo particular para los niños pequeños. Si tienes un termómetro de bulbo de mercurio, no lo laves, ¡reemplázalo!

No dejes de ver

Referencias

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles