Lifestyle

Cómo estructurar un sermón bíblico

Escrito por allen teal | Traducido por xochitl gutierrez cervantes
Cómo estructurar un sermón bíblico

Para los sermones es importante usar la Biblia como base para los pensamientos que se expresan.

Zedcor Wholly Owned/PhotoObjects.net/Getty Images

Preparar un sermón se diferencia un poco de montar un material didáctico o de organizar un discurso. Un sermón debe no sólo transmitir información, también es necesario que alcance un objetivo y, siempre que sea posible, debe servir para desafiar a los oyentes a responder al mensaje. El sermón debe tener aplicación a la vida. Cuando se prepara un bosquejo, estos ingredientes deben incluirse en el proceso de pensamiento que guía al sermón. Junto con esto, la estructura necesita seguir algún tema bíblico o pasaje. Una vez que el tema o pasaje se ha seleccionado, estarás listo para comenzar a producir el bosquejo del sermón bíblico.

Nivel de dificultad:
Moderado

Necesitarás

  • Una biblia

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Abre la Biblia en el pasaje que vas a utilizar para el sermón. Escribe el número romano "I" seguido de la palabra "Introducción". Crea una frase interesante que dé forma a tus palabras e invite a la congregación a que te escuche. Esta frase debe relacionar tu tema o pasaje a algo familiar para los oyentes. Por ejemplo, es posible que desees preguntarle a la gente si alguna vez ha experimentado una mala situación que en vez de mejorar haya empeorado. Esto podría ser utilizado para introducir el pasaje cuando los discípulos reman en la tormenta durante la noche y luego ven lo que piensan es un fantasma que camina sobre la cima de olas. Utiliza esta frase como subtema o punto. Denomínalo con la letra "A" en tu esbozo.

  2. 2

    Crea dos oraciones complementarias que añadan una dimensión adicional al tema inicial. Estas frases se pueden construir sobre el mismo pensamiento o introducir nuevos indicios. Por ejemplo, una frase podría sugerir que las cosas que se ven mal pueden llegar a ser buenas si eso significa rescatarse a sí mismo. Otra frase podría servir para discutir que todo el mundo puede requerir de un poco de ayuda, incluso si ya se tiene experiencia. Estas frases debes indicarlas con las letras "B" y "C". Juntas, estas tres primeras frases se convertirán en la base para la introducción del sermón.

  3. 3

    Escribe una oración para introducir el número romano "II". Esta frase tiene que comunicar algún aspecto sobre el pasaje bíblico o debe estimular algún punto de vista que deba ser discutido entre los integrantes a medida que el sermón se les vaya revelando. La razón de esto es que, incluso en congregaciones maduras, habrá un número de personas que no hayan leído la Biblia lo suficiente como para relacionar el pasaje que se trata; de ahí que, en la estructura, esto debe ser una prioridad. Siguiendo el ejemplo anterior, utiliza un par de frases que recuerden a la congregación cómo los discípulos terminaron en el mar durante esa tormenta en la noche. La mayoría de los pasajes se prestan a este estilo. Sigue la cuenta por subtemas "A", "B" y "C".

  4. 4

    Usa el número romano "III" para empezar a aplicar el texto. En este caso, puedes afirmar que los problemas no siempre significan que hayas hecho algo mal. Jesús había dicho a sus discípulos que fueran por el mar en la oscuridad mientras él iba al monte a orar. En los subtemas "A" al "C" puedes ejemplificar la necesidad de fe, buscando a Dios en la tormenta y esperando el milagro.

  5. 5

    Lleva a cabo el punto "IV". Aquí es momento de desafiar a tus oyentes y aplicar el mensaje del sermón a sus vidas. Continuando con el ejemplo, los subtemas en esta sección pueden expresarse como: "los problemas vendrán", "cómo hacer frente a los problemas" y "lo que Dios puede hacer por ti". Con este tipo de configuración, la congregación estará lista para buscar sus propias respuestas, que en la parte "V" tratarás con más detalle.

  6. 6

    Expresa las conclusiones que el sermón te ha llevado en el número romano "V". Aquí no siempre será necesario tener subtemas "A", "B" y "C". Este es el foco de tu sermón que puede llevar a la congregación a un punto único de decisión o puedes tener dos o más temas. Utiliza en estos ejemplos los subtemas finales que podrían referirse al hecho de que "la gente tiene que estar siempre cerca de Dios con el fin de estar preparados cuando los problemas llegan", "permitir que Dios se involucre cuando los problemas llegan" y "buscar a Dios a la mitad de todas las tormentas". Este tipo general de formato te permitirá crear un bosquejo para un sermón que tenga una introducción y una conclusión definida, junto con tres puntos importantes en medio.

Consejos y advertencias

  • Sigue el pasaje bíblico de cerca cuando desarrolles un bosquejo para un sermón bíblico.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media