Cómo hacer que una estufa de leña queme de una manera más eficiente

Escrito por alexis writing | Traducido por enrique pereira vivas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer que una estufa de leña queme de una manera más eficiente
Puedes utilizar una madera específica para hacer que tu estufa queme de una manera eficiente. (Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images)

Las estufas de leña han calentando casas durante siglos y aunque la mayoría de la arquitectura moderna ha visto la sustitución de este método de calefacción por otros medios, muchos hogares siguen empleando su estufa de leña de confianza como su principal fuente de calefacción. Sin embargo, la sustitución de las estufas de leña en los hogares más recientemente construidos no fue sin razón; estas estufas generalmente no producen mucho calor o queman tan eficientemente como algunos otros mecanismos de calentamiento. Además, las estufas de leña (y otros dispositivos de leña) producen un flujo constante de la contaminación del aire, una cuestión no deseada que se salía de cualquier hogar. Afortunadamente, hay varias maneras para que cualquier persona con una estufa de leña aumente su eficiencia y reduzca su contaminación.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Asegúrate de que tu estufa de leña es del tamaño adecuado para el área de calefacción deseado y que está certificada por la EPA. Recuerda que debes tener en cuenta el tamaño de las habitaciones, el número de habitaciones y la altura del techo al decidir sobre una estufa de leña. Los expertos sugieren la compra de una estufa de madera ligeramente más pequeña y usarla a una temperatura superior en lugar de utilizar una estufa más grande para la misma zona. Además, las estufas certificadas por EPA están garantizadas para emitir 50-60% menos contaminación que otras estufas; al mismo tiempo estas estufas también queman de manera más eficiente, utilizando aproximadamente un tercio de la madera de una estufa no certificada.

  2. 2

    Prende el fuego con madera blanda de leña. Ideal sólo para comenzar el fuego, la madera blanda (tales como los pinos o abetos) queman más rápido y más caliente que otros tipos de leña, ya que son más bajas en densidad que otras maderas.

  3. 3

    Utiliza correctamente tu amortiguador durante el proceso de calentamiento. Al igual que cualquier reacción de oxidación-combustión, la quema de leña requiere una cantidad suficiente de oxígeno y el amortiguador es la conexión de la estufa de leña con el flujo de aire de la chimenea. Deja el amortiguador abierto durante 30 minutos después de comenzar el fuego con el fin de permitir un flujo de aire adecuado y para permitir que la propia chimenea aumente en calor.

  4. 4

    Comienza a quemar astillas de madera (en lugar de la madera blanda utilizada para iniciar el fuego) una vez que el fuego en tu horno de leña se ponga en marcha con éxito y la caja se caliente adecuadamente. Las maderas duras (como el cerezo y roble) queman más lento y más uniforme que los trozos de madera blanda de tamaño comparable; este proceso lento y uniforme de quema produce más energía calorífica y menos humo que la madera blanda, haciendo que la madera dura sea más eficiente y ecológica. Asegúrate de que toda la leña utilizada en tu estufa de leña esté "sazonada", es decir, que toda la madera contenga 20 por ciento o menos de humedad en peso. La leña sazonada se quema significativamente mejor que sus contrapartes no sazonadas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles