Salud

Etapas de la muerte y la agonía

Escrito por dolores nowak-akey | Traducido por ricardo frot
Etapas de la muerte y la agonía

Una enfermedad terminal afecta de manera física y emocional.

Jochen Sand/Digital Vision/Getty Images

Cualquiera que haya perdido o esté en el proceso de perder a un ser querido debido a una enfermedad mortal sabe que la enfermedad no sólo afecta de manera fisiológica, sino también el aspecto emocional y la disposición del moribundo. Entender las etapas por las que pasa la persona en cuestión puede ayudar a aquellos que están cerca y permite que cada una de las personas involucradas exprese sus emociones en un ambiente abierto. Los médicos internistas se encargan de ver los aspectos físicos de la muerte y saben cómo ayudar al paciente con la transición de la vida a la muerte. Un grupo de doctores, enfermeras, capellanes y otros profesionales que trabajan con grupos de enfoque propusieron una lista de factores asociados con una muerte digna.

Historia

Elisabeth Kubler-Ross fue una sobreviviente del Holocausto en los campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial. Ella presenció algunas de las atrocidades que sucedieron en estos campos. También se cree que su padre pudo haber sido muy severo con ella. Ella se convirtió en médico en contra de los deseos de su padre. Se interesó en el dolor que afectaba a los sobrevivientes del holocausto y sus estudios la llevaron a publicar un libro sobre las etapas del dolor en 1969, "On Death And Dying". Pasó la mayor parte de los últimos años de su vida impartiendo seminarios sobre la muerte y el proceso de la muerte a aquéllos que quisieran asistir. Los cinco ciclos que ella menciona se han vuelto un estándar sobre los que otros autores han ahondado en libros similares. A pesar de que ella nunca tuvo la intención de que alguien asumiera estos ciclos como un patrón rígido, sí pasó un largo tiempo intentando confirmar esta aseveración. La gente sufre de distintas maneras y experimenta estos 5 ciclos o etapas en distinto orden. Otro estudio importante fue realizado por un grupo de internistas y personal médico durante un simposio. En este estudio, el grupo concluyó que existe un grupo de factores que pueden brindarle a aquéllos que proveen asistencia médica un estándar de las necesidades que tiene un paciente moribundo al afrontar lo inevitable. Estos mismos factores deben ser tomados en cuenta por cualquier persona que brinde asistencia.

La visión de una experta

Cuando Elisabeth Kubler-Ross escribió su libro, describió 5 etapas del sufrimiento. Las etapas que ella menciona son la negación, ira, negociación, depresión y aceptación. Cada una de estas etapas es una parte importante de la transición durante el proceso de sufrimiento, pero también lo es de la persona misma. Las etapas le ocurren a cada individuo y pueden presentarse en distinto orden en cada persona. La negación es normalmente la primera etapa. En esta, la persona sigue con su vida como si nada hubiera cambiado. Suelen no querer hablar del diagnóstico e incluso pueden posponer su visita al médico. Pueda ser que no les interese hablar del diagnóstico con sus seres queridos. La ira es la etapa en la que la realidad de la situación los golpea. Pueden llegar a atacar a sus seres queridos. Un adolescente puede arremeter contra sus hermanos menores porque sabe que ellos van a seguir viviendo cuando él se haya ido. Un esposo puede alejarse de su mujer. Esta puede ser la etapa en la que afloren aquellos asuntos sin resolver que se convertirán en situaciones importantes que haya que definir. La negociación es la etapa en la que una persona le suplica a un ser superior porque le extienda su vida. Incluso puede tener una lista de pendientes que desea realizar y crea que no va a morir hasta que se hayan completado cada uno de ellos. Puede volverse muy religioso o rechazar por completo las actividades de la religión que solía practicar. La depresión surge cuando la persona se percata de que la muerte no puede ser postergada o negociada. Se torna triste y puede llegar a llorar o a abstraerse. La aceptación llega una vez que la persona se da cuenta de que la muerte es inminente. Se inunda de paz y desea despedirse. En este momento la persona no se encuentra ni triste ni feliz.

Tipos

En el estudio de los internistas, los factores involucraban más el hecho físico de la muerte y las necesidades que presentaba el paciente antes de morir en paz. Con el fin de ayudar al paciente, era de vital importancia que los médicos conocieran estos factores. Aunque su estudio fue originalmente concebido para médicos, también resultó pertinente que tanto familiares como amigos que estuvieran a cargo de la persona moribunda supieran de ellos. El manejo del dolor y de los síntomas es importante para los pacientes, ya que les permite cuidarse a sí mismos y utilizar sus facultades mentales. Tomar decisiones claras resulta importante al momento de que los pacientes tengan que decidir acerca del cuidado de ellos mismos. La mayoría de los pacientes desea estar alerta mentalmente el mayor tiempo posible. El paciente puede hacer preparaciones para cuando llegue el momento de su muerte. Esto puede incluir llevar a cabo proyectos inconclusos o hacer las paces con aquéllos con los que se tuvieron rencillas por algún tiempo, hacer limpieza de cuestiones personales, decidir quien heredará sus pertenencias e incluso hacer arreglos para su propio funeral. Si es posible, es recomendable permitir que el paciente ayude a otros si éste así lo desea. Esto puede incluir dar consejos, asegurarse que se encuentren bien los familiares de alguna visita o hablar con amigos que se encuentren lejos. Mientras al paciente le sea posible, hay que permitirle contribuir con los demás. Afirmar que la persona es un todo le permite al paciente sentirse parte de este mundo. Es importante que tanto médicos como familiares le brinden este último regalo a la persona que está muriendo. Esto significa darle la oportunidad de hablar de las cosas que siempre le han interesado o compartir gustos y desagrados con la persona, gozar de las risas, chistes y pláticas amenas. El hecho de no hablar todo el tiempo de lo crítico de su enfermedad llega a ser un alivio. Desean ser tratados como siempre. En el simposio se concluyó que si los médicos logran tomar en cuenta todos estos puntos, el paciente morirá en paz. Como un familiar o ser querido, su objetivo también es permitir que la persona en cuestión logre morir en paz.

Efectos

Es común que aquellos que se encargan del bienestar del paciente y que lidian con un ser querido que está al borde de la muerte se sientan solos. Existen varias maneras de aligerarles la carga. Cuando el médico asegure que la persona tiene pocas o ninguna probabilidad de recuperarse y que determine un límite de tiempo, los familiares suelen requerir los cuidados de un hospicio. El hospicio envía enfermeras que se encargarán de los medicamentos y que los apoyarán con cuestiones como el baño diario y la alimentación del paciente. Si se solicita, también pueden enviar a la persona religiosa adecuada para brindar apoyo al familiar en cuestión. También pueden enviar personas que vayan a leerle al paciente o que desean ayudar a otros durante el proceso de la muerte. Ya sea como amigo o como familiar, puedes ayudar al cuidador ofreciéndote a visitarlo por unas horas con el fin de brindarle alivio. Existen pendientes que deben realizarse como actividades escolares o religiosas, ir de compras o pagar los recibos. Los amigos pueden ofrecer quedarse con el paciente unas horas para que los familiares puedan continuar con sus actividades normales. Recuerda que los familiares están pasando por momentos muy difíciles. El hecho de hacerles la vida más llevadera a ellos hará que el proceso de la muerte le sea más fácil al paciente.

Beneficios

Como personas sanas y activas solemos tener miedo de visitar a los amigos moribundos. Cuando un ser querido se encuentra al borde de la muerte, nos invade un miedo que no se percibe como una aceleración palpable del corazón, sino más como una incomodidad que surge cuando tenemos que afrontar de manera tan cercana nuestra propia muerte. El proceso de la muerte de otra persona puede hacernos reflexionar acerca de las cosas que quisiéramos realizar si nos enfrentamos a una muerte lenta.

Potencial

La experiencia de ayudar a otra persona a que muera en paz puede ser reconfortante de dos maneras importantes. Primero, nos ayuda a descubrir que la muerte no es tan temeraria como pensamos en un inicio y segundo, nos permite descubrir esas cosas que nos gustaría hacer si tuviéramos que enfrentar a la muerte. El prepararnos para concebir a la muerte como una etapa más de la vida nos permite ser mejores seres humanos, mejores amigos de aquéllos que están muriendo y mejores miembros de una familia.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media