Cómo evitar que la berenjena cambie después de cocinarla

Escrito por kathryn hatter | Traducido por arturo valencia
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo evitar que la berenjena cambie después de cocinarla
Mantén la berenjena luciendo bien después de una cuidadosa preparación. (Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images)

La berenjena, con su pulpa suave y flexible y sabor suave, añade un estilo distintivo a muchos platillos. Este primo lejano del tomate y la patata es un ingrediente sabroso en una variedad de recetas. Cuando su pulpa es expuesta al oxígeno, puede desarrollar un color poco agradable. Para evitar que cambie después de cocinarla, puedes usar ya sea jugo de limón o sal para preservar su color.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Berenjena
  • Colador
  • Recipiente de vidrio grande
  • Limón
  • Tabla para cortar
  • Cuchillos de cocina
  • Sal

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Usando jugo de limón

  1. 1

    Coloca la berenjena completa en el colador y lávala completamente bajo el agua fría.

  2. 2

    Llena un recipiente grande de vidrio con agua frío. Corta un limón a la mitad y exprime el jugo de ambas mitades en el agua. Bate el agua y el limón para distribuirlos de manera pareja.

  3. 3

    Pon la berenjena en la tabla para cortarla y pelarla. De manera rápida para evitar la oxidación, córtala en mitades de forma vertical y retira la cáscara con un pelador. Corta la pulpa en piezas de una pulgada (2,5 cm).

  4. 4

    Coloca las piezas cortadas de berenjena en el agua con limón inmediatamente después de cortarlas. Asegúrate de sumergir todas las piezas completamente en el agua. Deja la berenjena en el agua hasta justo antes de cocinarla.

  5. 5

    Retira la berenjena del agua con limón e incorpórala con los demás ingredientes de tu receta. Para evitar que cambie de color, cocínala lo más pronto posible. La cocción evita la oxidación.

    Usar sal

  1. 1

    Coloca la berenjena completa en el colador y lávala completamente bajo el agua fría.

  2. 2

    Pon la berenjena en la tabla para cortarla y pelarla. De manera rápida para evitar la oxidación, córtala en mitades de forma vertical y retira la cáscara con un pelador. Corta la pulpa en piezas de una pulgada (2,45 cm).

  3. 3

    Coloca la berenjena en un recipiente grande y espolvorea suficiente sal sobre los pedazos para cubrirlos. Añadir sal antes de cocinarla ayuda a eliminar la amargura y evita que la berenjena absorva demasiado aceite mientras se saltea o fríe.

  4. 4

    Deja la berenjena cubierta de sal por entre 30 y 60 minutos. Remueve los pedazos cada 15 minutos. Enjuaga la sal completamente después de este tiempo y cocina como se indica en la receta.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles