Examen físico para la luxación de cadera en niños

Escrito por meg brannagan | Traducido por enrique pereira vivas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Examen físico para la luxación de cadera en niños
Varios exámenes pueden realizarse para diagnosticar una dislocación de cadera en un lactante. (BananaStock/BananaStock/Getty Images)

Un examen físico de un bebé por un médico es un procedimiento estándar después de cualquier nacimiento. Los bebés que corren riesgo de sufrir una luxación de cadera deberían ser examinados específicamente en cuanto a los síntomas asociados con la enfermedad. Un médico puede examinar al bebé por la luxación de cadera, pero es posible que necesite más pruebas para diagnosticar con precisión la enfermedad.

Otras personas están leyendo

Identificación

La dislocación de cadera ocurre con frecuencia en los bebés como una condición congénita, lo cual significa que está presente al nacer. La condición se llama Displasia del Desarrollo de la Cadera, o DDH (por sus siglas en inglés), y ocurre en aproximadamente 1 de cada 1.000 nacimientos. Más niñas que niños nacen con DDH y la situación puede ser causada por la presentación podálica o por la disminución del líquido amniótico antes del nacimiento. Algunos bebés no nacen con la condición, pero más tarde desarrollan una dislocación a medida que crecen. Mientras más pronto una dislocación de cadera haya sido identificada, mayor es la probabilidad de realizar un tratamiento exitoso.

Prueba de Barlow

La prueba de Barlow se realiza para evaluar los sonidos del hueso de la pierna en movimiento dentro y fuera de la cavidad de la cadera. El bebé se coloca boca arriba con las piernas dobladas en un ángulo de 90 grados. Probando una pierna a la vez, el médico coloca una suave presión sobre la rodilla para empujar la pierna hacia atrás y hacia un lado. El sonido de un golpecito indica una posible dislocación y se conoce como un signo positivo de Barlow.

Prueba de Ortolani

Si la cadera de un bebé está dislocada, la prueba de Ortolani es realizada por un médico para determinar si el hueso regresa a la articulación de la cadera, lo que se conoce como reducción. De acuerdo con la American Academy of Pediatrics, la prueba de Ortolani se debe hacer con un bebé acostado sobre su espalda con las caderas flexionadas en un ángulo de 90 grados, mientras que el médico tira de la pierna hacia adelante en la cadera. La sensación de movimiento o el sonido de un clic se deben a que la articulación se está poniendo en su lugar.

Apariencia física

Un bebé con una luxación de cadera puede tener una apariencia física con una anomalía. Una pierna puede parecer más corta que la otra o el pie en el lado de la dislocación puede desviarse hacia afuera. En la espalda del bebé, los pliegues de la piel que se encuentran en la parte superior del muslo cerca de las nalgas pueden estar desiguales. Un bebé con una luxación de cadera bilateral puede ser difícil de diagnosticar debido a que las piernas pueden parecer simétricas.

Radiología

Entre los recién nacidos, un ultrasonido muestra la cavidad de la cadera y la colocación del hueso de la pierna. El ultrasonido también se puede realizar mientras se maniobra físicamente la cadera durante las pruebas de Barlow o de Ortolani. Una radiografía de la pelvis se puede realizar en lactantes mayores de cuatro meses, ya que el cartílago de la cadera continúa desarrollándose después de nacer, convirtiéndose en hueso a partir de los tres meses de edad.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles