Estilo

Cómo hacer un exfoliante facial con azúcar y miel

Escrito por contributing writer

El cuidado de la piel a veces puede ser complicado. Por lo tanto, usando ingredientes simples y naturales sobre tu piel, puedes tratarla mucho mejor que utilizando continuamente otros productos químicos. La miel es conocida por sus propiedades antibacterianas y de hidratación, mientras que el azúcar puede ser utilizada como exfoliante. Si mezclas estos elementos, tendrás un exfoliante hidratante o una mascarilla que exfolia la piel. Esta mezcla se puede hacer fácilmente y puede ser aplicada en menos de media hora.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Miel
  • Azúcar
  • la cara lavada
  • Un tónico
  • Un hidratante
  • Un pepino
  • Una toalla

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Limpia tu cara. El primer paso antes de aplicar casi cualquier exfoliante o una mascarilla es lavar tu cara. Asegúrate de elegir un producto de limpieza suave, ya que estarás exfoliando. Un limpiador áspero, podría dar lugar a una irritación de la piel. Seca tu cara suavemente con una toalla.

  2. 2

    Mezcla todo. Reúne los dos productos que necesitas para tu limpieza de cutis: la miel y el azúcar. Consigue un tazón y una herramienta para mezclar. Una cuchara funciona muy bien. Toma una cucharada de azúcar y colócala en el tazón. Añade 3 cucharadas de miel. Mezcla todo junto con la cuchara. Querrás que la consistencia sea gruesa y no demasiado líquida. Si necesitas más producto de cualquiera de ellos, añádelo hasta que alcances la consistencia deseada.

  3. 3

    Haz rebanadas de pepino. Si deseas dar a tus ojos un poco de cariño, corta dos círculos de pepino. Si no es así, omite este paso y continúa con el siguiente.

  4. 4

    Aplica la máscarilla o el exfoliante. Aplica la mezcla de miel y azúcar en tu cara. Sé tranquila ya que no quieres sobre exfoliar tu piel. Si estás utilizando esta mezcla como un exfoliante, omite el siguiente paso y ve directamente al paso 6.

  5. 5

    Siéntate y relájate. Una vez que te hayas aplicado la mascarilla, es el momento de configurar tu cronómetro y relajarte durante unos 25 minutos. Si quieres poner pepino sobre tus ojos, hazlo ahora. Algunas personas prefieren ponerlos después de que tienen la mascarilla puesta, porque a veces la miel se puede correr. Coloca una toalla sobre tu pecho. Esta recogerá cualquier goteo de miel.

  6. 6

    Retira la mezcla de miel. Una vez que suene la alarma, es hora de enjuagar la mascarilla. Ten tus manos un poco húmedas y comienza frotando suavemente la mascarilla en tu piel. Comenzarás a sentir las propiedades exfoliantes del azúcar. Haz esto aproximadamente por 45 segundos. Si tienes piel sensible, hazlo por 20 segundos. Una vez que el tiempo se haya acabado, enjuaga tu cara completamente, asegurándote de que eliminas todos los rastros de la miel. Procede con la aplicación de tu tónico e hidratante preferido. Por último, echa un vistazo en el espejo y admira esa piel radiante.

Consejos y advertencias

  • Para un efecto refrescante, permite que la mezcla de miel y azúcar repose en el refrigerador durante 20 minutos antes de aplicar la mascarilla.
  • Ten cuidado de no sobre exfoliar la piel, esto la irritará.

No dejes de leer...

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media