Expectativa de vida de la cirrosis del hígado

Escrito por d.m. gutierrez | Traducido por ana maría guevara
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Expectativa de vida de la cirrosis del hígado
Expectativa de vida de la cirrosis en el hígado. (Young female doctor image by MichaÅ‚owski Dominik from Fotolia.com)

Cuando tu hígado se daña debido a una enfermedad conocida como cirrosis, el tejido cicatrizante se acumula en éste y evita que funcione apropiadamente. A diferencia de los órganos de tu cuerpo (el bazo y la vesícula biliar, por ejemplo), no puedes vivir sin tu hígado. Èste filtra las toxinas en tu sangre y crea nutrientes esenciales. A pesar de que un hígado levemente dañado puede usualmente repararse a sí mismo, una cirrosis severa puede disminuir tu esperanza de vida.

Otras personas están leyendo

Expectativa de vida

Debido a que el hígado es un órgano vital, tu vida puede ser disminuida sustancialmente si tu hígado se daña demasiado como para funcionar apropiadamente. Como con cualquier condición potencialmente mortal, el número de años perdidos varía de persona a persona, dependiendo en si hay alguna otra condición complicada presente. Si tienes cirrosis en el hígado debido al alto uso de alcohol y dejas de beber y empiezas un estilo de vida sano con bastantes alimentos nutritivos y ejercicio, tendrás una alta probabilidad de revertir o por lo menos detener el progreso del daño en tu hígado. Sin embargo, si continúas bebiendo excesivamente y con un estilo de vida no saludable, la probabilidad de una muerte temprana por enfermedad del hígado aumenta considerablemente.

Síntomas

Como la alta presión arterial, la cirrosis es a menudo un asesino silencioso. A menudo, no existen síntomas hasta que la condición es seria o incluso irreversible. Las personas que no experimentan síntomas pueden sentirse cansadas, tener inflamaciones en las piernas y abdomen, sentirse con náuseas, herirse o sangrar fácilmente, y tener una pérdida de apetito y de peso inesperada. A pesar de no haber experimentado estos síntomas, una simple prueba de sangre a intervalos regulares (durante tu examen físico anual, por ejemplo) puede detectar problemas potenciales del hígado. Descubrir el daño en el hígado temprano puede ayudarte a extender tu esperanza de vida.

Causas

Existen varias enfermedades que contribuyen a la cirrosis. La más frecuente es el abuso a largo plazo del alcohol y la hepatitis B y C. Demasiado hierro o cobre en el cuerpo también puede resultar en un daño del hígado, la fibrosis quística, la enfermedad del hígado graso y los conductos biliares inadecuados o dañados también pueden causar cirrosis. En algunos países en desarrollo, los parásitos pueden contribuir a enfermedades del hígado. En todas estas condiciones, el tejido cicatrizante se acumula en el hígado con el tiempo y puede acortar drásticamente tu esperanza de vida.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo para la cirrosis incluyen el abuso del alcohol a largo plazo. Los usuarios de drogas intravenosas también tienen un alto riesgo de cirrosis ya que la hepatitis B y C pueden contraerse al compartir agujas. Estas enfermedades también se pueden pasar a través de agujas desinfectadas para tatuajes o perforaciones. En años anteriores, los pacientes de cirugías algunas veces contraían la hepatitis C a través transfusiones de sangre, pero el suministro de sangre hoy en día de los Estados Unidos está hecho para prevenir esto. Otros factores de riesgo para la cirrosis incluyen factores genéticos como la malformación o disfunción de los conductos biliares, como también condiciones como la fibrosis quística.

Tratamiento

A pesar de que la cirrosis como tal no puede curarse, el tratamiento de condiciones y enfermedades que la causan puede ayudar a que el hígado se repare a sí mismo de alguna manera. Si tienes hepatitis B o C, los tratamientos antivirales pueden ayudar a manejar estas condiciones y limitar lesiones en tu hígado. Parar el uso del alcohol es imperativo y si lo encuentras difícil, busca un programa que te ayude. Cuando la cirrosis ha avanzado demasiado, un trasplante de hígado es la única solución. A pesar de que esta cirugía requiere un hígado de un donante de órganos, se requiere solo un hígado parcial de una persona viva compatible, quizás un niño o pariente. Al reducir el peligro para tu hígado con una cirrosis leve o al remplazar tu hígado en cirrosis avanzadas, tus probabilidades de una esperanza de vida aumentan considerablemente.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles