Experimentos sobre la densidad de los líquidos usando huevos

Escrito por janeen lewis | Traducido por yarzeth ayala
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Experimentos sobre la densidad de los líquidos usando huevos
Se pueden usar huevos para varios experimentos de densidad de líquidos. (Ablestock.com/AbleStock.com/Getty Images)

Los experimentos sobre la densidad de los líquidos amplían el conocimiento científico y enseñan a los estudiantes sobre el mundo que los rodea. La densidad de un objeto es la cantidad de masa que hay en una unidad del volumen del objeto. Utiliza la ecuación densidad = masa/volumen para calcular la densidad de un objeto. Si la densidad de un objeto es mayor a la del líquido, entonces se hundirá al lanzarlo al líquido, pero si el objeto tiene menor densidad que el líquido, entonces flotará. Con huevos de gallina, algunos simples ingredientes y agua del grifo podrás hacer experimentos sobre la densidad de manera simple y sin altos costos.

Otras personas están leyendo

El huevo que flota

Coloca cuidadosamente un huevo fresco en un vaso con agua del grifo; el huevo se hundirá. Llena otro vaso con agua cálida, agrega sal gruesa y sal o azúcar para encurtidos. Se puede utilizar la sal común pero hará que el agua se vuelva turbia por los otros aditivos que contiene. Añade el huevo al vaso de agua que tiene sal o azúcar; el huevo debe flotar; si no lo hace, sigue añadiendo sal o azúcar al agua hasta que flote. El huevo se hunde en agua del grifo por que su densidad es mayor a la del agua. Sin embargo, el agua salada es más densa que el agua normal y el huevo, por eso el huevo flota en agua con sal.

El huevo suspendido

Añade 4 cucharaditas de sal a 2 tazas de agua y mezcla. Llena medio vaso con la solución de agua salada y agrega lentamente agua normal sin mezclar la capa de sal. Con cuidado, coloca un huevo dentro del vaso, éste se hundirá a través del agua normal hasta llegar al agua salada. Ya que el agua salada es más densa que el agua normal, el agua normal flota sobre el agua salada. El huevo es más denso que el agua normal pero menos denso que el agua salada. En este experimento el huevo quedará suspendido en la mitad del vaso.

El huevo que sube

Llena con sal la quinta parte de un vaso y agrega agua suficiente para que la capa de sal se humedezca. Coloca con cuidado un huevo fresco sobre la capa de sal y termina de llenar el vaso con agua sin destruir la capa de sal. Cubre el vaso con plástico y asegura la parte superior con una liga de plástico. Observa el huevo durante algunas semanas. Notarás que a medida que la sal se disuelve y el agua normal se hace más salada, el huevo ascenderá lentamente. Marca en el vaso el progreso del ascenso del huevo con una pluma para tela.

¿Duro o fresco?

Añeja un huevo durante ocho semanas, colócalo fuera del refrigerador para que no lo confundas con los huevos frescos. Con cuidado, pon un huevo fresco en un vaso con agua y el huevo añejado en otro vaso con agua. El huevo fresco se hundirá y el añejado flotará. Esto sucede por la pequeña bolsa de aire que tiene el huevo. A medida que el huevo se añeja pierde agua y dióxido de carbono a través del cascarón, es así que aumenta el tamaño del espacio de aire dentro del huevo. Entonces su densidad es menor que cuando estaba fresco pero su volumen es igual. El huevo añejado se hace menos denso que el agua y flota.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles