Cómo fabricar un ecosistema casero

Escrito por ann pedtke | Traducido por priscila caminer
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo fabricar un ecosistema casero
Un ecosistema cerrado es autosuficiente y no requiere de ninguna otra entrada más que la luz del sol. (aquarium fish image by Daria Miroshnikova from Fotolia.com)

La construcción de un ecosistema cerrado te permitirá observar los ciclos naturales que sustentan nuestro planeta. Los elementos vivos (plantas, animales) y los elementos no vivos (luz, humedad, temperatura) trabajan juntos para crear un entorno cerrado que contiene todos los nutrientes necesarios para mantener la vida. Este ecosistema es autosuficiente: una vez construido, no requiere de ninguna entrada más que la luz del sol. Los ecosistemas cerrados son fáciles de hacer, ocupan poco espacio y requieren de poco mantenimiento, por lo que son un accesorio ideal para el hogar, el aula o para otro entorno educativo.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • PARA LOS ECOSISTEMAS MARINOS:
  • Recipiente grande y transparente que pueda hacerse hermético (por ejemplo una botella, pecera o acuario pequeño)
  • Tierra para macetas
  • Arena
  • Plantas acuáticas (como Anacharis, Elodea o Vallisneria)
  • Lentejas de agua
  • Caracoles
  • 2 pequeños peces (guppies o comedores de algas)
  • Tenedor u otro utensilio largo
  • Fuente de luz (ventana o bombilla de 100 vatios)
  • Cierre de silicona o cinta adhesiva
  • PARA EL ECOSISTEMA TERRESTRE:
  • Recipiente grande y transparente que pueda hacerse hermético (por ejemplo una botella, pecera o acuario pequeño)
  • tierra para macetas
  • Piedras pequeñas
  • Plantas terrestres ( como recortes de las plantas de la casa)
  • Rociador de agua
  • Fuente de luz (ventana o bombilla de 100 vatios)
  • Cierre de silicona o cinta adhesiva

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Hacer un ecosistema marino

  1. 1

    Llena el recipiente con aproximadamente 2 pulgadas de tierra (5 cm), y luego cubre el suelo con una fina capa de arena.

  2. 2

    Vierte agua lentamente en el recipiente, asegurándote de no perturbar la arena y el suelo. Llena de agua casi hasta la cima, y ​​luego deja que el agua permanezca estancada durante 48 horas para la decloración (a menos que hayas utilizado agua filtrada y sin cloro).

  3. 3

    Agrega tus plantas acuáticas, presionándolas cuidadosamente sobre el suelo usando un tenedor u otro utensilio largo.

  4. 4

    Agrega la lenteja de agua, los caracoles y peces, colocándolos lentamente en el agua.

  5. 5

    Coloca el recipiente cerca de una fuente de luz confiable. Si no tienes acceso a una fuente intensa de luz natural, coloca una bombilla de 100 vatios, lo suficientemente bajo para proporcionar luz continuamente, pero lo suficientemente alta para que no caliente el agua. La mejor altura variará, según el tamaño y la forma del recipiente, así que prueba de a poco hasta encontrar la posición correcta.

  6. 6

    Cierra el recipiente con un cierre temporal hasta que puedas observar el ecosistema durante varias semanas para asegurarte de que esté funcionando correctamente. Si el sistema no se mantiene sano, puede que tengas que manipular la fuente de luz o alterar el número de peces o de plantas. Si los materiales parecen estar actuando de manera eficiente después de varias semanas, sella el contenedor en forma permanente con una junta de silicona o de cinta adhesiva.

    Hacer un ecosistema terrestre

  1. 1

    Cubre el fondo de tu recipiente con pequeñas piedras; a continuación, agrega una capa de tierra hasta que el recipiente se llene hasta un tercio de su profundidad.

  2. 2

    Inserta tus plantas en el suelo, cubriendo las raíces y suavemente presionándolas alrededor de su base para mantenerlas en su lugar.

  3. 3

    Pulveriza las plantas con agua hasta que el contenido del recipiente esté cubierto por una fina niebla.

  4. 4

    Coloca el recipiente cerca de una fuente de luz confiable.

  5. 5

    Cierra el recipiente con un cierre temporal hasta que puedas observar el ecosistema durante varias semanas para asegurarte de que esté funcionando correctamente. Si las plantas comienzan a marchitarse, es posible que tengas que añadir más agua. Si las plantas comienzan a honguearse o lucen ahogadas, puede que tengas que eliminar el agua o mejorar la fuente de luz. Si los materiales parecen estar funcionando de manera eficiente después de varias semanas, sella el contenedor en forma permanente con una junta de silicona o de cinta adhesiva.

Consejos y advertencias

  • Un ecosistema terrestre saludable mostrará la condensación en las paredes, lo que demuestra que el agua está haciendo su ciclo con éxito a través de la condensación, absorción y transpiración.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles