Cómo fabricar zapatos ortopédicos

Escrito por carole ellis | Traducido por marcela carniglia
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo fabricar zapatos ortopédicos
Puedes transformar tus zapatillas en un calzado ortopédico. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

El calzado ortopédico puede ser utilizado en el tratamiento de muchos problemas. Pero a menudo se usan para los niños con problemas esqueléticos leves a moderados para corregir la marcha y la postura, y muchas personas de edad avanzada los usan para evitar el desgaste y el dolor en los tobillos y otras articulaciones. Si tienes un niño que tiene una anomalía en el esqueleto, debes consultar con un médico para fabricar profesionalmente un par de zapatos ortopédicos para abordar la condición específica. Sin embargo, si simplemente sientes que necesitas el apoyo de un par de zapatos ortopédicos para ayudar a tus pies, entonces puedes hacer los tuyos en casa utilizando un par de zapatos que probablemente ya tengas en tu armario.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Zapatillas con cordones y que tengan soporte para el tobillo
  • Calcetines de tobillo gruesos o calcetines de aloe (a menudo usados por pedicuros)
  • Suelas de gel
  • Suela de soporte de espuma

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Selecciona los tipos adecuados de plantillas de gel para el calzado ortopédico. Estas vienen en una variedad de tamaños y formas. Los zapatos ortopédicos son generalmente diseñados para aliviar toda la presión posible al pie, así que probablemente desearás un zapato completo. Utiliza unas más gruesas, particularmente si las zapatillas son usadas y pueden estar un poco planas en la parte inferior. Si tienes callos y juanetes u otro problema del pie, es posible que desees comprar varios tipos diferentes de inserciones que se han diseñado para tratar estas condiciones y construir un soporte personalizado único dentro de tu zapato.

  2. 2

    Asegúrate de que las plantillas trabajen juntas. Puede haber una ligera superposición si tienes más de un gel para insertar en el zapato. Si se superponen demasiado, puede que tengas que recortarlas (la parte que no está llena con gel) para que el adaptador de zapato sea cómodo. Si partes del gel se superponen entonces trata de reorganizarlos un poco o es posible que necesites un modelo diferente para insertar en tu zapato. Antes de colocar la inserción en tu zapato, puedes ubicarlos sobre una delgada inserción de espuma.

  3. 3

    Inserta las plantillas de gel. Si estás utilizando una única inserción que cubre toda la parte inferior del calzado, simplemente deslizala en él. Sin embargo, si has seleccionado una variedad de plantillas para tratar diferentes condiciones del pie, desliza una inserción delgada sin gel hecha de espuma en el calzado y, luego coloca las inserciones de gel sobre las anteriores.

  4. 4

    Usa tus zapatos con calcetines de tobillo gruesos o de aloe. Aunque no puedes instalar estos calcetines en tus zapatos sin crear un medio ambiente insalubre para el pie, aún debe considerarlos parte de tu calzado ortopédico. Los calcetines de aloe o las medias gruesas de tobillo proporcionarán más apoyo al tobillo y mantendrán a tus pies en movimiento dentro de los zapatos. También absorberán los golpes cuando caminas o corres.

Consejos y advertencias

  • Cuando decidas trasformar tus zapatillas en zapatos ortopédicos, prueba con varios pares. La principal razón para hacerlo es buscar las que tienen un buen soporte para el tobillo. Si bien puedes complementar otros aspectos de la zapatilla, un buen soporte para el tobillo es de vital importancia para tener ya una estructura antes de que comiences a alterar otros aspectos de la misma. Puedes saber si tu zapatilla tiene un buen soporte para el tobillo si al extenderla al menos golpea tu tobillo y si lo mantiene rodando de lado a lado.
  • Ajusta el calzado ortopédico casero de forma ajustada para asegurarte de que el pie se mantendrá firmemente en su lugar durante todo el día. Estos zapatos también ayudarán si tienes una mala circulación debido a que mantendrán tus pies calientes. Tendrás que utilizar un par de calcetines limpios cada vez que los uses.
  • Si padeces de graves problemas de salud musculares o esqueléticos, los zapatos ortopédicos caseros no los van a corregir. Visita a un médico para que te ayude y personalice los zapatos ortopédicos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles