Fábulas famosas de Esopo

Escrito por larissa hammond | Traducido por gabriel guevara
Fábulas famosas de Esopo

Esopo es un legendario narrador griego de cuentos morales.

Photos.com/Photos.com/Getty Images

Esopo es un narrador legendario en la historia de la antigua Grecia. De acuerdo a algunos relatos, Esopo fue un esclavo en la isla de Samos en algún momento alrededor del año 600 a. C. Él ganó su libertad y después perteneció a la corte del rey Creso de Sardes. Después, fue ya sea asesinado por sacerdotes tras ofenderles o ejecutado públicamente. No se sabe si Esopo fue de hecho una persona real o si las historias populares de la región simplemente se le atribuyeron a un supuesto autor que era tan mítico como sus historias.

Otras personas están leyendo

El león y el ratón

Photos.com/Photos.com/Getty Images

Un día, un ratón jugaba muy cerca de un león que dormía y lo despertó. El león lo capturó entre sus patas y estaba a punto de comerlo cuando el ratón le pidió misericordia. El ratón le dijo al león que si él lo liberaba, algún día podría devolverle el favor. El león se rió ante la idea de que un ratón pudiera posiblemente darle algo de valor a cambio, pero lo liberó porque le pareció que era gracioso. Más tarde, el león fue atrapado en la red de un cazador y rugió fuertemente porque no podía escapar. El ratón escuchó los rugidos y liberó al león royendo las cuerdas de la red.

El ganso que puso un huevo de oro

Photos.com/Photos.com/Getty Images

Un granjero descubrió que tenía un ganso que ponía un huevo de oro cada día. Él comenzó a ganar dinero con el pequeño tesoro que su ganso le ofrecía diariamente. Sin embargo, un día, se le ocurrió que todo el oro del ganso estaba dentro de su cuerpo y lo quiso todo de una vez. Así que mató al ganso, lo abrió y descubrió que el interior del ganso era igual que el de cualquier otro ganso ordinario. Debido a eso, ya no recibió más huevos de oro.

Pedro y el lobo

Photos.com/Photos.com/Getty Images

Un niño que cuidaba un rebaño de ovejas pensó que sería entretenido comenzar a gritar que había un lobo atacando a su rebaño. Cuando se creó la conmoción y los habitantes del pueblo entraron en pánico, se rió de ellos por creer en su broma. Más tarde, cuando un lobo realmente comenzó a atacar a su rebaño, el niño saltó y gritó que un lobo estaba matando a las ovejas. Nadie vino, ya que los habitantes creyeron que el niño estaba mintiendo otra vez. El rebaño fue masacrado.

La hormiga y el saltamontes

Photos.com/Photos.com/Getty Images

En el verano, un saltamontes invitó a una hormiga trabajadora a jugar con él. La hormiga le dijo al saltamontes que no podía porque estaba recolectando comida para el invierno. El saltamontes insistió que el invierno estaba muy lejos y que él podría trabajar después. El saltamontes jugó todo el verano. Cuando vino el invierno, comenzó a tener hambre porque no había comida, y no había trabajado para guardarla. Cuando le preguntó a la hormiga si podía darle de comer, la hormiga le dijo que no porque no tenía suficiente para sostenerse a sí misma y al saltamontes durante todo el invierno.

La tortuga y la liebre

Photos.com/Photos.com/Getty Images

Una liebre solía jactarse frente a otros animales de que ella nunca había perdido una carrera. Una tortuga, que estaba cansada de escuchar a la liebre vanagloriarse, la retó a una carrera. La liebre aceptó el reto y, al principio, dejó atrás a la tortuga. Después de que la liebre había corrido por un rato, pensó que tenía tiempo para tomar una siesta, ya que la tortuga era lenta. Ella durmió demasiado y la tortuga ganó la carrera.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media