Factores bióticos y abióticos de la tundra

16
Ha sido de ayuda

La tundra, el más frío de todos los biomas de la Tierra, se compone de numerosos elementos vivientes y no vivientes. Existen dos tipos diferentes de tundra en la Tierra. La tundra ártica abarca la amplia franja de frías llanuras sin árboles que rodean el Polo Norte. La tundra alpina existe en las cimas de las altas montañas, donde los árboles no pueden crecer. Ambos tipos de tundra son moldeados por los factores componentes abióticos y bióticos.

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Otras personas están leyendo

Identificación

Ptarmigan in the tundra of Iceland image by Lars Lachmann from Fotolia.com

Los factores bióticos y abióticos son los elementos vivientes y no vivientes de un ecosistema o bioma que ayudan a formar ese sistema. Los organismos vivos, como las plantas, los animales, los hongos y las bacterias, componen los factores bióticos. Los factores abióticos en la tundra son los elementos no vivos del ecosistema, como la temperatura y la precipitación.

Abiótico

mountain - krkonose (czech republic) image by Vera Kailova from Fotolia.com

Los factores abióticos característicos de la tundra son las temperaturas bajas y los vientos fuertes. La baja precipitación y el hielo permanente también ayudan a dar forma a la tundra ártica. Las temperaturas invernales en esta tundra promedian los 30 grados Fahrenheit bajo cero (-34,4 Cº). Las temperaturas en la tundra alpina varían ampliamente, pero a menudo son bajo cero. Fuertes vientos soplan con frecuencia en ambos tipos de tundra. La tundra ártica recibe una precipitación de sólo 6 a 10 pulgadas (de 15 a 25 cm) por año. Los suelos son generalmente pobres y bajos en nutrientes. La baja tasa de descomposición de la materia orgánica significa que los suelos se forman lentamente. En el Ártico, sólo la capa superior del suelo se descongela durante el verano, dejando una subcapa congelada llamada permafrost todo el año. La permafrost o hielo permanente atrapa la humedad en el suelo y provoca importantes pantanos y lagunas. El agua drena con mayor eficacia en la tundra alpina que en la ártica.

Biótico

Two Spitsbergen's Reindeer image by Bartez from Fotolia.com

Las especies capaces de sobrevivir dados los factores abióticos combinados de la tundra componen los factores bióticos. Las duras condiciones evitan que los árboles crezcan en cualquiera de las dos tundras. Los tipos de plantas que se adaptan a las condiciones en la tundra son los arbustos bajos, los juncos y los pastos, así como el musgo de reno y una variedad de líquenes. Pocas especies animales viven todo el año en la tundra. Especies como el caribú, el reno, la liebre ártica, la perdiz nival, los borregos y los bueyes almizcleros son los consumidores primarios en la tundra ártica, mientras que el zorro ártico, los búhos nevados, los osos polares y los lobos son los depredadores primarios. Durante los veranos, cuando los humedales abundan en la tundra ártica, los mosquitos y las moscas sirven de alimento para las muchas aves migratorias. Algunos animales comunes de la tundra alpina son pequeños mamíferos terrestres como las pikas, las marmotas y animales más grandes, como los alces y las cabras de montaña.

Importancia

tundra image by Brett Bouwer from Fotolia.com

Los biomas y los ecosistemas componentes contienen numerosos factores interconectados. Los factores bióticos y abióticos trabajan juntos para dar forma a la tundra y mantener el funcionamiento de los ecosistemas. Cuando un factor en un ecosistema o bioma cambia, sus impactos caen en cascada a través del sistema. Por ejemplo, si las temperaturas de la tundra ártica aumentaran de manera significativa, el hielo permanente podría desaparecer, lo que cambiaría todo el sistema.

Referencias

Lee este artículo

Comentarios

Más reciente