Facturas de calefacción de gas vs. facturas de calefacción eléctrica

Escrito por mary schultz | Traducido por enrique pereira vivas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Facturas de calefacción de gas vs. facturas de calefacción eléctrica
Facturas de calefacción de gas vs. facturas de calefacción eléctrica. (Comstock Images/Comstock/Getty Images)

Según la Administración de Información de Energía de EE.UU. en su "Informe de la electricidad del hogar de EE.UU." publicado el 14 de julio de 2005, "la calefacción, ventilación y refrigeración (HVAC, por sus siglas en inglés) representaron 356 mil millones de kWh, un 31 por ciento de la electricidad consumida por los hogares de Estados Unidos en el año 2001". El informe también indica que en los EE.UU., el consumo de los hogares de la electricidad ha crecido, mientras que la de gas natural ha disminuido.

Otras personas están leyendo

Comparación de costos en el mismo espacio

Para construir una comparación equitativa entre el gas y la electricidad para la calefacción, el lugar para comenzar es determinar el costo de generar un millón de unidades térmicas británicas o BTU (por sus siglas en inglés) con ambos combustibles. En un escenario de ejemplo, un horno con un 80 por ciento de eficiencia de calentamiento estacional utiliza 12,5 termias para producir un millón de BTU. Un proveedor de servicios públicos de gas cobra a los clientes US$1,50 por termia. Basado en 12,5 termias a US$1.50 por termia, una calefacción con gas costaría US$18,75. Para producir un millón de BTU, los kilovatios hora o kWh que un calentador eléctrico consumiría sería igual a 293. La misma empresa de servicio público de la muestra cobra 11 centavos de dólar por kWh, lo que equivale a US$32,58. En este ejemplo, el gas cuesta significativamente menos.

Comparación de costos en el espacio más pequeño

En el ejemplo anterior, los US$32,58 del calor eléctrico dividido por US$18,75 del costo de calefacción de gas muestra que la calefacción eléctrica cuesta alrededor de 70 por ciento más que la calefacción a gas por el mismo espacio, dado que los hornos son igualmente eficientes. Si el consumidor calienta sólo un espacio limitado, tal como el espacio de la cocina o la sala de estar o el dormitorio, por ejemplo, 30 por ciento o menos de lo que se calentó en el escenario original, una calefacción eléctrica no necesariamente sería menos rentable. Para calentar toda una casa típica de alrededor de 2.200 metros cuadrados, el gas se compara favorablemente con la electricidad; pero para calentar sólo los espacios que son ocupados, suponiendo que la casa está bien aislada y los espacios ocupados representan menos del 30 por ciento de la casa, un calentador eléctrico eficiente eléctrico podía compararse relativamente favorable.

Otras maneras de ahorrar en las facturas de calefacción

Algunas de las maneras de ahorrar en el consumo de energía y los costos asociados no requieren cambiar a una calefacción eléctrica para la calefacción de gas o de los aparatos eléctricos para los aparatos de gas. Cuando se trata de calentar el agua, el uso de cabezales de ducha de alta eficiencia ahorra los costos de calefacción del agua. Lavar la ropa de la casa con agua fría también ahorra en los costos de calefacción por agua. Aislar el calentador de agua con una manta aislante, siempre que el fabricante no lo recomiende en contra, puede reducir los costos de calefacción del agua. La reducción de la temperatura del calentador de agua a 120 grados Fahrenheit (48 ºC) y dejar uniforme el calentador de agua en un temporizador, pueden ahorrar en las facturas de calefacción del agua.

Eficacia en la entrega de calor

La eficiencia ayuda a mantener los costos de calefacción bajos si el horno es de gas o eléctrico. Muchos factores contribuyen a la eficiencia del sistema de calefacción. El aislamiento de las fugas alrededor de las ventanas y puertas con burletes y calafateo permite ahorrar en las facturas de energía y calefacción. Un enfoque combinado para la calefacción del hogar puede ayudar. Como un ejemplo, el uso de un termostato para mantener la calefacción centralizada entre 60 grados por la noche y 67 grados durante el día y la combinación de eso con el uso de un calentador de espacio en las zonas ocupadas, puede ahorrar en el uso de energía y en dinero.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles