Las fases del alcoholismo

Escrito por chris joseph | Traducido por maria gloria garcia menendez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Las fases del alcoholismo
Fases del alcoholismo. (Medioimages/Photodisc/Photodisc/Getty Images)

La teoría más común que prevalece sobre el alcohol es que es una enfermedad más que un signo de debilidad o falta de carácter moral. Como tal, se puede dividir en varias etapas con diferentes síntomas y métodos de tratamiento. Como con cualquier enfermedad, cuanto primero se diagnostique el alcoholismo, es más probable que el tratamiento sea eficaz. El alcoholismo puede desglosarse en cinco etapas: temprana, media, tardía, tratamiento y recaída.

Primera fase

A menudo puede ser difícil detectar la primera etapa del alcoholismo porque un individuo puede parecer ser un bebedor social en contraposición a un bebedor con problemas. Sin embargo, si la persona es capaz de consumir cantidades cada vez mayores de alcohol sin mostrar ningún efecto ni experimentando resacas, podría ser una señal de que el cuerpo se adapta a la cantidad excesiva de alcohol, y que requiere el consumo de más y más para lograr el deseado efecto.

Fase media

En esta etapa los efectos placenteros iniciales del alcohol empiezan a ser sustituidos por las tendencias destructivas. El bebedor comienza a experimentar dependencia física, que se caracteriza por ansias de un trago en lugar de simplemente tener un antojo. Esto resulta en una pérdida de control, cuando el bebedor ya no es capaz de limitar la cantidad de alcohol consumida. Si intenta pasar períodos de tiempo sin beber, el individuo puede experimentar síntomas de abstinencia física. Los desmayos también pueden empezar a ocurrir.

Última fase

En este punto, los efectos a largo plazo del abuso de alcohol comienzan a mostrarse. El individuo comienza a padecer aflicciones mentales como confusión y puede incluso desarrollar enfermedades físicas como hepatitis, daño cerebral e insuficiencia cardiaca. A pesar de estas aflicciones, el alcohólico generalmente continuará bebiendo, a menudo negando el hecho de que existe un problema. La persona va a beber como una manera de aliviar los problemas asociados con la abstinencia.

Tratamiento

El alcohólico normalmente no deja de beber sin la intervención de una influencia externa, como un amigo o un pariente o un tratamiento profesional. Cuanto antes busque tratamiento la persona, es más probable que tenga éxito. Otro factor de éxito importante es si el individuo quiere verdaderamente seguir un tratamiento. Sólo tratando de apaciguar a un ser querido siguiendo un tratamiento no es suficiente para que el tratamiento sea eficaz. Es más probable que el tratamiento sea eficaz si el alcohólico tiene un fuerte sistema de apoyo y un ambiente saludable para vivir.

Recaída

Con frecuencia, el alcohólico en recuperación sufrirá una recaída y empezará a beber otra vez. Esto puede estar causado por varios factores, como la falta de seguimiento al tratamiento, una falta de adherencia a un programa de tratamiento, un evento importante de la vida o un cambio en el estilo de vida o la incapacidad de controlar la ansiedad por el alcohol. La recaída puede variar de una ocurrencia de tiempo a la reanudación del patrón de consumo regular. Si se produce una recaída, el programa de tratamiento debe evaluarse para encontrar las áreas que necesitan mejorar.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles