Fatiga suprarrenal y taquicardia tras el ejercicio físico

Escrito por jan sheehan | Traducido por mila guevarian
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Fatiga suprarrenal y taquicardia  tras el ejercicio físico
(Young Woman Working Out image by Christopher Nuzzaco from Fotolia.com)

La fatiga suprarrenal se caracteriza por la falta de energía provocada por un estrés crónico. Tanto el estrés físico como el emocional están asociados a la enfermedad. Tal y como afirma Paul Anderson, N.D., naturópata de Seattle que atiende a pacientes con este problema, “la fatiga suprarrenal puede verse agravada por el ejercicio físico, especialmente si las sesiones de entrenamiento son largas o intensas”. “Presentar un ritmo cardíaco acelerado tras el ejercicio podría ser indicativo de que tu cuerpo está produciendo hormonas del estrés en exceso como respuesta a una actividad física intensa”, señala Anderson. Al modificar tus rutinas de entrenamiento e introducir otros cambios en tu estilo de vida, conseguirás a aliviar la fatiga suprarrenal y la taquicardia que aparecen tras el ejercicio.

Otras personas están leyendo

Descripción

Según la Clínica Mayo, la fatiga suprarrenal aparece teóricamente cuando las glándulas suprarrenales son incapaces de seguir el ritmo de las demandas que se dan por un estrés continuado. Como consecuencia, no pueden producir bastantes hormonas para mantener el cuerpo con energía y en buen estado. “Otros síntomas de la fatiga suprarrenal son el insomnio, la depresión, la ansiedad, los problemas de memoria y los daños provocados por el ejercicio”, dice Anderson. No obstante, la Clínica Mayo indica que esta dolencia no es aceptada como diagnóstico médico y que la mayoría de los médicos occidentales ni la reconocen ni la tratan. “Tendrás que visitar a un médico naturópata u homeópata para obtener un diagnóstico”, dice Anderson, catedrático de ciencias clínicas en la Escuela de Medicina Naturopática de la Bastyr University en Seattle.

Función

Las glándulas suprarrenales, que se encuentran localizadas en la parte superior de cada riñón, producen, entre otras hormonas esenciales, la hormona del estrés: el cortisol. “Estas glándulas también secretan adrenalina como respuesta a la tensión”, añade Anderson. Las hormonas del estrés provocan una respuesta de "lucha o huída", aumentando tu frecuencia cardíaca y aportándote una descarga de energía para enfrentarte a la situación estresante. “Pero en algunas personas las glándulas suprarrenales se ven sobrecargadas de trabajo debido a la tensión y producen demasiado o muy poco cortisol, apareciendo así la fatiga suprarrenal”, afirma Anderson. Las glándulas suprarrenales no son capaces de percibir la diferencia entre estrés emocional (p.ej., el que sobreviene por trabajar con plazos fijados) y el estrés físico (causado, por ejemplo, por un entrenamiento intensivo).

Solución

“Si padeces fatiga suprarrenal, evita los ejercicios cardiovasculares intensos como, por ejemplo, entrenar con bicicleta fija, correr, dar largos paseos en bicicleta o ejercitarse en campamentos de entrenamiento”, advierte Alice Burron, M.S., fisióloga del ejercicio y coordinadora del bienestar en el Centro Médico Regional de Cheyenne, en Wyoming. Limítate a caminar, a asistir a clases de ejercicios aeróbicos de baja intensidad, a realizar ejercicios aeróbicos acuáticos y a otros entrenamientos suaves. Asegúrate de estirar y relajarte después. "Eso contribuirá a que el cuerpo se recupere del estrés provocado por el ejercicio", dice Burron. Aliméntate con comidas frecuentes y saludables, ya que el hambre y una nutrición deficiente pueden incrementar estrés. Por último, estaría bien que aprendieras técnicas de control del estrés para emplearlas en tu día a día. Anderson sugiere iniciarse en la meditación, el yoga o el tai-chi. Practícalos de forma regular para mantener a raya tu estrés. Además, recomienda someterse a un masaje tras el entrenamiento para liberarse de las tensiones.

Consideraciones

Las investigaciones demuestran que el ejercicio reduce el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, diabetes, osteoporosis y algunos tipos de cáncer. “Aunque te sientas demasiado cansado para hacer ejercicio, recuerda que la actividad física te ayudará a mantener un buen estado de salud general y potenciará tu energía”, dice Burron. “Simplemente caminar o realizar cualquier otro ejercicio de baja intensidad durante 20 minutos cuatro veces por semana, puede ser suficiente para que te sientas mejor”, afirma la fisióloga. No obstante, procura evitar cualquier actividad que sea competitiva, ya que el estrés de la competición podría agravar la fatiga suprarrenal. Además, muchos de los síntomas que aparecen tras un entrenamiento demasiado largo o intensivo se asemejan a los de la fatiga suprarrenal, por lo que te sentirías aún peor.

Advertencia

Si el agotamiento, la depresión u otros síntomas de la fatiga suprarrenal persisten o empeoran, lo más inteligente será que te hagas examinar por un médico o endocrinólogo para determinar si existe alguna causa médica. Según la Clínica Mayo, la fibromialgia o la depresión podrían imitar algunos síntomas de la fatiga suprarrenal. Además, el mal funcionamiento de las glándulas suprarrenales puede deberse a otras dolencias. La enfermedad de Addison aparece cuando las glándulas suprarrenales producen cortisol en cantidades demasiado pequeñas, mientras que el síndrome de Cushing se debe a una producción excesiva de esta hormona. En Medline Plus se afirma que los tumores también pueden ocasionar disfunciones en las glándulas suprarrenales. Deberías acudir a una consulta médica o a un hospital siempre que exista una frecuencia cardíaca rápida continuada. Según Medline Plus, cualquier cambio anormal que se presente en las pulsaciones podría estar indicando la existencia de una enfermedad.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles