Cómo fertilizar un jardín con sales Epsom

Escrito por susan lundman | Traducido por ana pérez
Cómo fertilizar un jardín con sales Epsom
Un rosal.

La tradición dice que utilizar sales Epsom en los jardines hace que los rosales sean más frondosos, que las plantas de pimientos sean más grandes y que el césped adquiera un color más verde. Este producto económico para el hogar se compone de magnesio y sulfato. Estas sustancias pueden incrementar la producción de clorofila y ayudar a que las plantas usen mejor el fósforo y el nitrógeno. Los críticos dicen que no funciona. Decídelo tú mismo. Aquí tienes varias maneras de usar las sales Epsom en tu jardín.

Instrucciones

  1. 1

    Fertiliza las plantas que tienes en maceta o en interiores. Usa una solución de sales de Epsom para regarlas durante un mes. Disuelve 2 cucharadas de sales de Epsom por cada galón (3,78 litros) de agua. La mayoría de las plantas pueden rociarse con la misma solución para nutrir el follaje.

  2. 2

    Prepara la tierra. Espolvorea 1 taza de sales Epsom por cada 100 pies cuadrados (9,30 metros cuadrados). Trabaja la tierra antes de sembrar las semillas o colocar las plantas. Muchos jardineros creen que las semillas germinan mejor al hacerlo. Si la tierra es pobre en magnesio, esto será beneficioso cuando las trasplantes.

  3. 3

    Dales un baño a tus rosales. El Epsom Salt Industry Council (Consejo Industrial de las sales Epsom) recomienda sumergir los rosales sin plantar en una solución de 1/2 taza de sales de Epsom por cada galón (3,78 litros) de agua para ayudar a que se recuperen las raíces. Añade una cucharada de gránulos al orificio donde plantarás el rosal.

  4. 4

    Fertiliza los rosales aplicando hasta 1/2 taza de gránulos alrededor de cada planta a principios de la primavera y nuevamente en el otoño. Disuelve 1 cucharada por cada galón (3,78 litros) de agua y rocía las hojas con la solución cuando vuelvan a crecer y nuevamente cuando florezcan. Los expertos en rosales suelen recomendar un uso más frecuente dependiendo del suelo.

  5. 5

    Aplica sales Epsom a las plantas de tomates y pimientos. La Asociación Nacional de Jardinería (NGA, siglas en inglés) consultó a seis jardineros para evaluar este remedio casero. Según la NGA, "Cuatro de las seis personas que realizaron pruebas informaron que las plantas tratadas con sales de Epsom y sus frutos crecieron más que los especímenes de control. En el caso de los rosales, informaron que las plantas tratadas adquirieron un color verde más brillante, aumentaron su follaje, y florecieron más que los especímenes de control".

  6. 6

    Usa gránulos cuando transplantes las plantas de tomates y pimientos. Espolvorea 1 cucharada alrededor de cada planta. Esto le brindará una cantidad adicional de magnesio y sulfuro.

  7. 7

    Rocía las plantas que se encuentren en crecimiento. Algunos agricultores creen que los tomates y los pimientos absorben el magnesio mejor a través de las hojas y recomiendan rociarlas con una solución que contenga 1 cucharada de magnesio por cada galón (3,78 litros) de agua la primera vez que se plantan, nuevamente cuando aparecen los pimpollos y una vez más cuando nacen los frutos. Esto puede ayudar a prevenir el amarilleo de las hojas que suele aparecer más tarde.

Necesitarás

  • Sales Epsom
  • Una cuchara de medir
  • Un rociador
  • Agua

Lista completaMinimizar

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles