Cómo fertilizar parras

Escrito por kate sheridan | Traducido por maria gloria garcia menendez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo fertilizar parras
Fertilizar vides. (Creatas Images/Creatas/Getty Images)

Las vides producen uvas y eso significa frutas frescas y secas, jaleas y mermeladas brillantes, zumos deliciosos y vinos dulces y amargos en tiempo de cosecha. Hay varias formas de fertilizar las vides. Algunos cultivadores de uva conocen sus plantas y suelos tan bien que no creen en la fertilización en absoluto, prefiriendo dejar que las raíces de su vid extraigan los nutrientes que necesitan directamente del suelo. Los cultivadores que fertilizan sus vides lo hacen con el fin de asegurarse que sus plantas están recibiendo suficiente de los tres elementos fundamentales que necesitan del suelo: nitrógeno, fósforo y potasio. Diferentes sitios y suelos tienen estos elementos en cantidades distintas. El éxito de cada método de fertilización de la vid variará dependiendo de estas variables. El aspecto más importante de la fertilización de la vid es conocer sus plantas y reconocer lo que necesitan. Prueba cada uno de estos métodos de fertilización en tu vid y utiliza las que funcionan mejor para tus plantas, tu ubicación y tu suelo.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Una pala
  • Estiércol muy podre, turba o abono orgánico
  • Agua

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Cuando plantes una vid por primera vez, coloca un poco de abono orgánico o turba en el agujero con tu planta para fertilizarla. Hazlo cavando un agujero de aproximadamente 12 pulgadas (30,48 centímetros) de profundidad y 12 pulgadas de diámetro para cada nueva planta de vid, espaciando los agujeros cerca de ocho pies (244 centímetros) de distancia.

  2. 2

    Coloca un poste de soporte o apoyo, por lo menos de tres pies (91 centímetros) de altura, en el agujero, ya que la vid necesitará el apoyo a medida que crece.

  3. 3

    Coloca un puñado de turba o abono vegetal en el agujero antes de colocar tu planta en el agujero.

  4. 4

    Coloca cuidadosamente tu vid y raíces en el agujero encima de la turba o abono vegetal y extiende cuidadosamente las raíces. Ten cuidado de no dañar o molestar a las raíces.

  5. 5

    Llena el hoyo con tierra normal de jardín gradualmente. Cuando hayas colocado aproximadamente seis pulgadas (15 centímetros) del suelo en el orificio, acaríciala suavemente hacia abajo y ofrécela a tu nueva vid un trago de agua.

  6. 6

    Cubre el suelo con abono vegetal o estiércol bien podrido cuando hayas llenado completamente el agujero. Debes hacer esto en un radio de unas 10 pulgadas (25,4 centímetros) del tallo de la vid. (El estiércol bien podrido es muy oscuro y se parece a la tierra y no tiene olor).

  7. 7

    Coloca un puñado, unas dos o tres onzas (56 o 85 gramos), de estiércol bien podrido o abono vegetal en un círculo alrededor del tallo y riega suavemente toda la zona.

  8. 8

    Repite el proceso para cada planta de vid individual.

  9. 9

    Ofrece a la vid un poco nitrógeno en forma de estiércol bien podrido a principios de la primavera cuando la vid madure. A las vides oder suele gustarles alimentarse con un poco de nitrógeno, que les da un impulso de crecimiento rápido y representa su rico follaje de color verde.

  10. 10

    Prueba a mezclar alrededor de ocho onzas (226 gramos) de estiércol bien podrido con una media fanega de paja si piensas que tu vid necesita potasio. Aplica la mezcla como un mantillo alrededor de la base de la vid. Para identificar una deficiencia de potasio, busca hojas de vid que sean más rojas que verdes. Pueden parecer como si se hubieran quemado. La fruta producida por la vid puede ser pálida y sin vitalidad.

Consejos y advertencias

  • Las uvas prefieren los suelos con buen drenaje y crecen mejor cuando el pH del suelo está entre neutro a levemente alcalino, típicamente en el rango de 6.0 a 7.5.
  • Después del primer año en las zonas del norte, intenta utilizar un mantillo de paja para calentar el suelo alrededor de tu vid a principios de la primavera.
  • Si tu vid está produciendo buenas hojas verdes en primavera, probablemente no necesite ni quiera fertilizante. Demasiado fertilizante de nitrógeno hace que las vides sean débiles y puede retardar el crecimiento de la fruta. Un exceso de nitrógeno también puede dejar a tu vid vulnerable para morir en invierno, incluso en los inviernos moderados.

No dejes de ver

Recursos

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles