Cómo hacer una ficha médica de tu historia clínica

4
Ha sido de ayuda

Cada persona tiene derecho a hacer un seguimiento de su historia clínica personal, así como un motivo para hacerlo. Trazar una historia clínica personal es un ejercicio útil para monitorear y controlar sistemáticamente la salud y los medicamentos consumidos, en un esfuerzo por mejorar el bienestar y evitar las posibles interacciones entre drogas. Realizar un seguimiento de la historia clínica mediante una ficha médica ayudará a recopilar la información en un formato simple de leer y entender para evitar olvidarla o confundirla con facilidad.

Thomas Northcut/Digital Vision/Getty Images

Necesitarás

Otras personas están leyendo

Paso 1

Imprime o crea una ficha médica. Traza columnas para la fecha, el tipo de examen médico o análisis de sangre y los resultados. Crea otra ficha para los medicamentos que te han sido recetados, con columnas para sus nombres, las dolencias que tratan, la fecha de medicación y los efectos secundarios que has experimentado.

Paso 2

Ponte en contacto con tu médico y pídele una copia de tus registros médicos para poder completar tu ficha médica.

Paso 3

En el futuro, registra cada examen médico de inmediato, cuando aún tienes toda la información en mente. Pregúntale a tu médico acerca del tipo de examen, la razón por la que te lo indicó y los resultados detallados de cada prueba, como los niveles de colesterol, la cantidad de azúcar en sangre y demás mediciones. Cuanto más rápido añadas esta información a tu ficha médica, más fácil será mantener registros exactos.

Referencias

Lee este artículo

Comentarios

Más reciente