La fiesta previa a los partidos en el sudoeste

Escrito por reagan alexander | Traducido por stefanía saravia
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail

Un combo exitoso de cocina, cultura y sol.

La fiesta previa a los partidos en el sudoeste
Las fiestas del sudoeste previas a los partidos mezclan, cocina, cultura y margaritas. (Stephen Dunn/Getty Images Sport/Getty Images)

Nosotros hacemos comida mexicana, y la hacemos bien. Lo que hemos decidido hacer desde el principio es no tratar de hacer lo mismo todos los juegos o, de lo contrario, estaríamos haciendo el mismo estilo de comida que el sudoeste mexicano en cada fiesta, pero siempre está ahí, y nosotros siempre tenemos margaritas y tequila a mano.

— Rob Gree, miembre fundador del Arizona House of Cards tailgating group.

Las fiestas son sinónimo de eventos deportivos, pero han llegado a representar algo más que una comunidad de aficionados fanáticos a los deportes. Una fiesta moderna expresa la cultura de la ciudad que el equipo llama su casa; es una celebración abierta no solo del evento deportivo, sino de la herencia, la familia y amigos, tanto nuevos como antiguos. Cada ciudad puede presumir que es la "mejor" fiesta de la nación, pero los fanáticos en el sudoeste tienen un argumento respaldado no solo por los climas más favorables, sino también por la infusión de la cultura de un país completamente distinto. Con domingos soleados que hacen caer la mandíbula de los fanáticos de los Packer, una variedad de comidas que mezcla culturas que a menudo cuenta con lo mejor de la comida cocina mexicana y estadounidense, las ciudades que tienen equipos de la NFL que se sitúan en la frontera fácilmente pueden reclamar que sus fiestas previas a los partidos son la las mejores fiestas en concreto.

Desde sus humildes inicios...

Incluso con lo que podrías llamar una ventaja culinaria geo-cultural, una fiesta adecuada es un trabajo de amor, un trabajo de preparación y planificación. Una fiesta no es algo pasajero, al lado del estadio, un cuento popular; es una celebración que dura todo el día en honor a las comidas y a los fanáticos por igual.

Los fanáticos que concurren a las fiestas en ciudades cercanas a las fronteras como San Diego, California, Glendale y Arizona, entienden que lo que pasa en el campo está fuera de sus manos, pero son ellos los que llaman a las jugadas en las parrillas. Ser un fanático nunca es fácil, y con los Chargers y los Cardinals, puede llegar a ser un domingo de frustración. Pero en los términos futbolísticos, es mejor tener amor y haber perdido el juego, que no tener un equipo al cual seguir.

"Cuando comenzamos por primera vez, rápidamente nos focalizamos en la comida debido a que el equipo estaba atravesando tiempos muy difíciles, y el producto en el campo no era todo eso", dijo Rob Greer, un miembro fundador del Arizoa House of Cards, un grupo ganador de las fiestas de los Cardinals. "Pero aún así, al principio era un grupo de amigos, una mesa de cartas con un par de bolsas de patatas fritas y una de esas hibachis pequeñas".

Los Cardinals eran un "equipo de trasplante", y aún están construyendo un legado y una historia en Arizona, a pesar de ser el club de fútbol más antiguo de funcionamiento continuo en los Estados Unidos.

Para los habitantes de San Diego, el suyo es un equipo que ha estado jugando en su patrio trasero desde 1961, haciendo a los juegos de los Charger una parte integral de los domingos por más de dos generaciones. Desafortunadamente, no todas las tradiciones se trasladan a éxitos, y los fanáticos "relámpago" han llegado de manera similar a abrazar a las fiestas, desarrollándolas y haciéndolas como algo propio, con total independencia de las subidas y bajadas de su equipo.

"Solíamos ser aquellos chicos sentados en el borde de la fiesta con un paquete de 12 y ningún refrigerador donde ponerlo", dijo Dominic Giammarinaro, miembro fundador del grupo de fiestas de los San Diego Chargers. "Comenzamos con un grupo de cuatro en 1993 que luego se convirtió en uno de 20 a 25 personas que venían a cada fiesta, y entonces decidimos que necesitábamos hacer algo cada semana en lugar de decir: '¡nos vemos a las 9 en punto el domingo!'.

Fiestas de los San Diego Chargers

La fiesta previa a los partidos en el sudoeste
Los fanáticos de los Chargers han estado haciendo esto por 50 años y un buen taco no es difícil de encontrar. (Donald Miralle/Getty Images Sport/Getty Images)

El Estadio Qualcomm es una piedra arrojada desde la frontera mexicana, 20 millas (32 Km) más o menos, de modo que ayuda si la persona que tira la piedra tiene los brazos de Philip Rivers, y cada juego de local es una celebración de una base de fanáticos que abrazan su diversidad.

La auténtica comida mexicana es una gran parte de los domingos en San Diego, tanto que el miembro del grupo de fiestas de los San Diego Chargers a veces se irá mas al sur y hará una fiesta de tacos subcontratada muy apreciada.

"Una o dos veces al año, nosotros contratamos un chico que hace tacos desde Tijuana para que se pare en uno de los lotes del aparcamiento", dijo Giammarinaro. "Entonces tenemos un par de chicos que vienen desde un restaurante hasta aquí, y nos traen la carta de tacos, y cocinan tacos de carne, tostados y quesadillas. Esta es una de nuestras mejores fiestas, y cualquiera viene por el chico de los tacos".

Un buen taco puede cambiar el domingo, pero no es todo lo que una visita a las fiestas de San Diego puede ofrecer para el antropólogo que decida hacer una visita.

Mantén un ojo un pendiente por el ganador de las fiestas del pollo con chile verde y de las enchiladas de queso, las camisetas con la temática mexicana de la Liga de Lucha, y no te sorprendas si te cruzas con una banda de mariachis.

"Obviamente al estar tan cerca de la frontera, hay un motón de música en español sonando en los lotes de aparcamiento también", añadió Giammarinaro, "lo que realmente se suma a la atmósfera".

Pero los fanáticos de un equipo que sobrevivió a la redacción de Ryan Leaf, y quien fue el primero en originar el término de "Cuatro Temibles", no son los que dejan que otros se hagan cargo de las tareas de la parrilla con facilidad. Una victoria del local hace que todo sepa mejor, pero en cualquier domingo es bueno tener un poco de tocino en tu equipo.

"Cualquier cosa con tocino va a saber muy bien, pero el tocino jalapeño y los camarones son una combinación increíble", dijo Giammarinaro con una risa, refiriéndose a su receta de camarones rellenos envueltos con tocino jalapeño para las fiestas antes del partido.

Arizona House of Cards

La fiesta previa a los partidos en el sudoeste
El receptor de los Cardinals Larry Fitzgerald se encarga del negocio interior, mientras que los fanáticos de las fiestas lo hacen afuera. (Ezra Shaw/Getty Images Sport/Getty Images)

Los veraderos fanáticos de los Arizona Cardinals tienen más que un profundo conocimiento de un menú multicultural; ellos también entienden cómo hacer una parrillada de una manera que la mayoría de los fanáticos del fútbol no lo hacen.

"Los Cardinals se han mudado mucho, y cuando empecé a ir a los juegos en 1988, estaban jugando en el estadio de una universidad", dijo Greer. "Nos gustaría estar allí en septiembre en el caluroso sol de Phoenix sentados en bancos de metal, y no fue lo mejor. Pienso que aún tengo marcas de quemadura en mis partes de atrás debido a eso".

Los Cardinals fundaron una casa, y un estadio, en Glendale, una ciudad que está a aproximadamente 185 millas (297 Km) de la frontera. Y mientras la ciudad abraza a los Cardinals, el equipo abraza a sus apasionados fanáticos de las fiestas antes de los partidos.

"Hay dos zonas que están específicamente diseñadas solo para hacer fiestas", dijo Greer. "Y tenemos eso que llamamos el "Great Lawn", el cual es alrededor de tres canchas de fútbol de largo, y es todo de césped, y cuando descargas la marcha y te organizas, estás rodeado por nada más que seguidores de las fiestas".

La House of Cards, los ganadores regionales del Bing National Tailgating Championship celebrado en 2010-2011, incorpora la cantidad suficiente de tiendas para hacer una pequeña aldea beduina y la cantidad suficiente de parrillas y estufas para calificar como un micro festival de alimentos. Pero mientras la diversidad del menú gobierna la tarde, la base de picante del domingo fuera del Estadio de la Universidad de Phoenix tiene una cuota de sudoeste con una gran influencia mexicana.

"Nosotros hacemos comida mexicana, y la hacemos bien", se jactó Greer con una confianza digna de un concurrente a fiestas de largo plazo. "Lo que decidimos hacer desde el principio no es tratar de hacer la misma comida todos los juegos o de lo contrario estaríamos haciendo el estilo del suroeste y comida mexicana cada fiesta antes del partido, pero siempre está ahí, y siempre tenemos margaritas y tequila a la mano".

El grupo Patrimonio del Sudoeste estuvo en plena exhibición en los Tailgating Championship del 2010, donde Geer y su House of Cards ofrecieron un giro sobre el clásico cerdo adobado con salsa de borbón con su propio estilo para dicha comida.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles