Cómo fingir estar enfermo para no ir a la escuela

Escrito por ehow contributor | Traducido por barbara obregon
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo fingir estar enfermo para no ir a la escuela
Finge que te enfermaste para no ir a la escuela. (corazon enfermo image by juanjo tugores from Fotolia.com)

Si tienes una prueba para la que no estás preparado, o tienes alguna otra razón por la que realmente sientes la necesidad de quedarte en casa, puedes pedirle permiso a tus padres para faltar. Si sabes por experiencia que esto no funciona, puede que tengas que ir a los extremos y fingir estar enfermo para obtener el día libre.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

    Sé convincente

  1. 1

    Decide cuál de tus dolencias falsas vas a mostrar primero. Elige la que no hayas utilizado en algún tiempo y que suene bastante creíble para tus padres. Ten cuidado de no actuar demasiado enfermo o pueden decidir llevarte al médico.

  2. 2

    Arregla la escena desde la noche anterior. Empieza quejándote de todo lo que va a hacerte daño. Diles que tu garganta está irritada y dolorida, te sientes mareado o con dolor de estómago. Ve a la cama antes de lo programado. Antes de esto quéjate otra vez y diles que te sientes tan cansado que te vas a la cama.

  3. 3

    Despierta en medio de la noche. Frota tus ojos con tus manos para que parezca que has estado llorando. Ve a su dormitorio y diles una vez más que te duele la garganta o el estómago. Si te quejas de síntomas estomacales, diles que acabas de vomitar o que tienes diarrea.

  4. 4

    Mantente despierto todo el tiempo que sea posible durante la noche. Esto te hará parecer enfermo y cansado por la mañana.

  5. 5

    Levántate cuando la alarma se apague, o tus padres te despierten por la mañana. Haz que se vea como si estuvieras tratando de prepararte para la escuela. Actúa mareado perdiendo el equilibrio al caminar, o sostén tu garganta y habla en voz baja. Recuerda que debes mantener los mismos síntomas que tuviste la noche anterior. Si te quejas de tu estómago, pasa mucho tiempo en el baño.

  6. 6

    Vuelve a acostarte en la cama completamente vestido y cierra los ojos. Cuando tu madre venga a verte quéjate un poco y dile que todavía no te sientes bien. Si te toma la temperatura, mantén el termómetro cerca de una bombilla de luz cálida para que la lectura suba. Ten cuidado de no subir el termómetro a más de 100 grados Fahrenheit (38 grados Celsius), o ella puede llevarte al médico.

  7. 7

    Resiste un poco cuando tus padres te sugieran que te quedes en casa. Diles que realmente debes ir, y que piensas que estarás mejor a lo largo del día. Entonces gime de nuevo. Cuando insistan en el tema y te digan que necesitas quedarte en casa, obedece de mala gana.

Consejos y advertencias

  • También puedes elevar la temperatura en el termómetro poniéndolo bajo agua tibia o frotándolo enérgicamente entre tus manos.
  • Si tienes que convencer a tus padres de que vomitaste, mezcla los pedazos de pan, huevo crudo, y cualquier otro alimento de sobra que recientemente hayas comido. Ponte en el cuarto de baño y haz ruidos a medida que salpicas la mezcla en el baño. Deja que vean antes de tirar la cadena.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles