Cómo hacer té con flores

Escrito por megan shoop | Traducido por cinthia perez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer té con flores
El té de flores es claro para mostrar los capullos que lleva dentro. (Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images)

El té de flores o de brotes es una pieza de arte encantadora e inusual que puede acompañar a tus tardes de té. Sólo puedes hacer una infusión de té de flores en una tetera de vidrio transparente, no porque el metal pueda afectar el sabor, sino porque te perderás el show. Mientras éstas bolas de té floral se remojan, poco a poco se transforman en capullos coloridos que flotan en el agua como anémonas de mar. Aunque son comercialmente caras, puedes escoger hierbas y flores de tu huerta personal para hacer ramos de té floral en casa.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Flores comestibles frescas
  • Cordel
  • Tijeras
  • Hojas de té: negro, verde o blanco
  • Aguja
  • Hilo de algodón blanco
  • Lámina para hornear galletas

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Recoge algunas flores comestibles justo después de que florezcan, que es cuando tienen mejor sabor. Puedes utilizar un sólo tipo de flor o un mix de sabores. Por ejemplo, la manzanilla y la caléndula sabrían muy bien, así también el cítrico y el jazmín. También puedes combinar hisopo y manzanilla.

  2. 2

    Enjuaga todas tus flores suavemente en agua fría y quita las hojas de los tallos. Junta las flores que sean parecidas, átalas con cordel y cuélgalas boca abajo en un lugar fresco y oscuro hasta que se sequen. Esto puede llegar a tomar hasta tres semanas.

  3. 3

    Desata gentilmente las flores y recorta el tallo para que quede de aproximadamente 1/2 pulgada (1,2 cm) de largo. Ordena las flores en una formación agradable con hojas secas de té negro, verde o blanco alrededor de los bordes exteriores. El formato debe parecer un solo capullo grande con hojas enmarcando los bordes, como una flor real.

  4. 4

    Enhebra una aguja con hilo de algodón blanco y toma las flores por el centro del capullo. Pasa la aguja por la base de cada flor, intentado pasar por el área donde el tallo se encuentra con la parte inferior del capullo. Ata las tres flores centrales con el hilo y enrolla el hilo alrededor de sus tallos tres veces.

  5. 5

    Agrega tu segunda hilera de flores al hilo y ordénalas gentilmente alrededor de las flores centrales tales como estaban en tu superficie de trabajo. Envuelve el hilo alrededor de los tallos de las flores una vez más. Continúa de ésta manera hasta que todas las flores y las hojas de té estén enredadas en el hilo.

  6. 6

    Coloca tus flores atadas en una lámina para hornear galletas y caliéntalas a 170 grados Fahrenheit (63 C°) por alrededor de 30 minutos. Controla las flores; las hojas exteriores deberían comenzar a doblarse hacia adentro, creando una pequeña bola. Continúa calentándolas hasta que la bola sea pequeña y suave.

  7. 7

    Permite que la bola de té se enfríe. Mientras se enfría, se sentirá seca en lugar de húmeda. Puedes guardas éstas bolas en un lugar fresco y seco por varios meses.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles