Forma más interesante de empezar un discurso

Escrito por ginger voight Google | Traducido por natalia navarro
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Forma más interesante de empezar un discurso
Las bromas no siempre son tus amigas cuando comienzas un discurso. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Aparte del hecho de que requiere el mínimo fijo de riesgo físico, hablar en público está cerca de la parte superior de la lista de fobias humanas. Los oradores temen ser juzgados, humillados o que les hagan parecer tontos si dicen algo equivocado o, peor, se quedan congelados frente a una multitud. La abertura crítica de tu discurso te da solo unos pocos minutos para captar la atención de tu público. Hay algunas cosas que hacer, y otras que definitivamente no hacer, para que este proceso sea un reto que casi cualquiera pueda afrontar.

Otras personas están leyendo

Ser provocativo

Una vez que llegues al escenario, tienes una estrecha ventana de oportunidades para captar al público. Ve directo al tema en vez de perder el tiempo en introducciones y banalidades normalmente innecesarios. Coquetea con tu tema principal haciendo una afirmación atrevida, con hechos iniciales o estadísticas para obtener inmediatamente la atención del público. Pregunta algo para hacerles pensar, lo que los engancha automáticamente a tu discurso. Desafía a tu público a ver a un sujeto ordinario de un modo nuevo.

Personalizarlo

Los datos simples a menudo pueden ser insulsos y sin vida, aunque necesarios para el propósito de tu discurso. Engorda este aburrido esqueleto contando una historia que apoye tu tema general. Referirse a la cultura pop puede dar a tu público una conexión instantánea a tu material, pero un testimonio personal conecta con tu público y le pone una cara humana a tu discurso. También ayuda a ganarse la confianza del público y que piensen que eres una persona con conocimientos que ofrece información.

Una nota sobre el humor

Un instinto natural puede ser abrir con una broma para romper el hielo, pero esta puede ser una proposición difícil si no estás cómodo haciendo bromas frente a un público. El humor es subjetivo, y puedes perder a partes de tu público tan rápido como pones a otros de tu parte. Un humor de auto-subestimación sutil es una mejor forma de empezar tu discurso, aunque este tipo de humor debería usarse con moderación.

Mantener tu autoridad

Incluso si empiezas con una broma de auto-subestimación casual para romper el hielo entre tu audiencia y tú, no debes debilitar tu propia autoridad desde el comienzo. No verbalices tus inseguridades, pensando que el público empatizará con tu incomodidad. Evita comentarios que sugieran que no estás preparado o que te sientes mal frente al público. Haciendo eso, estás haciéndoles la cama para encontrar inmediatamente un defecto en ti o en lo que dices, lo que abre una pequeña ventana de oportunidad para que captes su interés y que digas algo importante con éxito.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles