La forma más rápida de curar ampollas en la planta del pie

Escrito por jessica jones | Traducido por valeria d'ambrosio
La forma más rápida de curar ampollas en la planta del pie

Comstock Images/Comstock/Getty Images

Las ampollas en la planta del pie son frecuentes en aquellos que realizan actividades al aire libre y en quienes usan zapatos incómodos. El exceso de sudor puede irritar la piel, lo que provoca la formación de ampollas. La mayoría de las ampollas pequeñas sanan en unos días, mientras que las más grandes pueden permanecer durante semanas. Ante una infección, consulta a tu médico de inmediato.

Otras personas están leyendo

Remedios caseros para las ampollas del pie

La mayoría de las ampollas que aparecen en la planta del pie ocurren luego de usar zapatos apretados, hacer actividades extenuantes o escalar. Tratar las ampollas pequeñas tan pronto como sea posible es la mejor manera de prevenir una infección. Remoja tus pies en agua tibia. Si lo deseas, puedes incorporar sales de Epsom para aliviar el dolor y relajar los músculos de los pies. Las sales de Epsom pueden aliviar la picazón asociada con las ampollas. Seca tus pies con un paño suave. Realiza este procedimiento a diario hasta que las ampollas sanen. Luego de remojar tus pies, déjalos descubiertos. Evita caminar todo el tiempo que sea posible hasta que el aire ayuda a sanar las ampollas. Coloca un vendaje plástico sobre las ampollas cuando debas usar un calzado. Usa medias resistentes a la humedad para prevenir que esta situación afecte a las ampollas durante el proceso de sanación. Coloca protectores de tela suave de algodón en las ampollas que se encuentran en los metatarsos y talones para disminuir la presión que se ejerce al caminar.

Drenaje de ampollas grandes

Drena las ampollas grandes de la planta del pie con una aguja. Limpia la aguja con alcohol isopropílico o lávala con agua caliente y jabón antes de usarla. Presiona suavemente la ampolla con la aguja. Intenta hacer dos orificios pequeños en los bordes de la cubierta de la ampolla (parte superior). Con tus dedos, presiona ligeramente la ampolla para extraer el líquido. No quites la parte superior. Coloca una crema con antibióticos y un vendaje. Quita el vendaje con frecuencia para que el aire ayude durante el proceso de sanación. Con el tiempo, la parte superior se endurecerá por sí sola. Una vez que la ampolla haya sanado, puedes retirar cuidadosamente la cubierta o dejar que se caiga por sí sola.

Medicamentos para las ampollas

Las cremas con antibióticos, como la polimixina B o la bacitracina, están disponibles en tu farmacia local y pueden ayudar a acelerar el proceso de sanación. Aplica la crema luego de la limpieza de la ampolla y su área circundante. Cubre con un vendaje cuando uses zapatos y medias. Si la ampolla no sana en el lapso de una semana o si el dolor se intensifica, consulta a un médico. En caso de infección, se pueden recetar medicamentos adicionales. Entre los síntomas de una infección se encuentran el enrojecimiento, la secreción de pus, la picazón excesiva y el dolor que se extiende a otras partes del pie. Las ampollas provocadas por infecciones fúngicas o bacterianas (pie de atleta) pueden requerir medicamentos de administración oral para combatir la infección.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media