¿De qué forma nuestro cuerpo absorbe la vitamina B12?

Escrito por sarianne h. madsen, rd | Traducido por vanesa sedeño
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿De qué forma nuestro cuerpo absorbe la vitamina B12?
La falta de Vitamina B12 se compensa con el consumo de suplementos nutritivos o alimentos fortificados. (vitamin image by Dmitry Sosenushkin from Fotolia.com)

La vitamina B12 se conoce como Cianocobalamina debido a la presencia de cobalto en su composición. Esta vitamina soluble en agua desarrolla funciones esenciales en el cuerpo, como la formación de glóbulos rojos, el metabolismo energético, la replicación del ADN y colabora en las funciones neurológicas.

Otras personas están leyendo

Fuentes de obtención

La vitamina B12 es producida naturalmente por los microorganismos dentro del cuerpo de los animales. Las mejores y más confiables fuentes de obtención de la cianocobalamina alimenticia son los productos derivados de la carne, productos avícolas, el pescado, los mariscos (ostras y almejas, en particular), los huevos (especialmente la yema) y productos lácteos. Otra de las fuentes de obtención son los alimentos fortificados con vitamina B12 no enlazada con proteínas y sintetizados industrialmente mediante bacterias de fermentación.

Digestión y absorción de la vitamina B12

La vitamina B12 alimenticia está ligada a las proteínas que se encuentran en los alimentos naturales. Cuando la comida ingresa al estómago, el enlace entre la B12 y las proteínas debe ser escindido por el ácido clorhídrico y una enzima gástrica llamada pepsina. En cambio, la vitamina B12 que se encuentra en los alimentos fortificados o en suplementos nutritivos, no requiere la escisión. Una vez en el estómago, la cianocobalamina se une a una proteína no-enzimática llamada proteína R y, luego de esta unión, la vitamina se dirige al intestino delgado; al mismo, las células parietales gástricas segregan una glicoproteína denominada factor intrínseco (IF). El complejo proteico vitamínico R-B12 y el factor intrínseco ingresan en el intestino delgado y las enzimas intestinales separan el complejo proteico vitamínico para que la vitamina B12 se enlace con el factor intrínseco. Luego, este conjunto cianocobalamina-IF se dirige al íleon (sección final del intestino delgado) y es absorbido. A pesar de que la vitamina B12 puede ser absorbida en cualquier zona del intestino delgado, el proceso ocurre en el último tercio, principalmente.

Riesgo de deficiencia

El ácido estomacal y los factores intrínsecos son necesarios para una correcta digestión y absorción de la vitamina B12; por ese motivo, las personas mayores (dado que la secreción natural del ácido estomacal disminuye con el envejecimiento) y las personas que sufren de anemia perniciosa (un trastorno autoinmune que reduce el tejido gástrico, las células parietales y, por lo tanto, del factor intrínseco) corren el riesgo de tener deficiencia de esa vitamina. Además, quienes padecen de insuficiencia pancreática también pueden tener deficiencia vitamínica debido a la disminución de la acción de las enzimas pancreáticas en la escisión del complejo proteico vitamínico R-B12, proceso que inhibe el enlace de la proteína B12 con los factores intrínsecos y no puede ser absorbida. Asimismo, corren riesgo de sufrir de deficiencia, personas que padecen de un trastorno gastrointestinal, como la enfermedad de Crohn, o quienes se hayan sometido a una cirugía de bypass gástrico o de reducción de estómago, o de íleon distal. Para absorber la vitamina B12, que se encuentra naturalmente en los alimentos, es necesario el correcto funcionamiento del estómago, páncreas exocrino, el factor intrínseco y del intestino delgado. Aquellas personas que no consumen regularmente alimentos de origen animal, corren riesgo de no absorber vitamina B12 si no incorporan en su dieta diaria alimentos fortificados o suplementos nutritivos.

Síntomas y signos de deficiencia

A continuación detallamos algunos de los síntomas que indican deficiencia de Vitamina B12: anemia megaloblástica, que se caracteriza por la aparición de grandes glóbulos rojos inmaduros (aunque es una afección que se oculta al consumir grandes cantidades de ácido fólico), debilitamiento, fatiga, falta de aire, insomnio, falta de concentración, sensación de hormigueo y adormecimiento en las extremidades, dolor en la boca y la lengua, confusión mental, demencia, pérdida de memoria desorientación. Debes tener en cuenta que los síntomas neurológicos pueden aparecer sin sufrir anemia, por eso es importante detectarlos y tratarlos a tiempo para evitar sufrir un daño irreversible.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles