Cómo se forman los acantilados

Escrito por gregory hamel | Traducido por patricio vázquez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo se forman los acantilados
Cómo se forman los acantilados. (cliff image by Maxim Petrichuk from Fotolia.com)

Otras personas están leyendo

La actividad tectónica

Los acantilados escarpados son formaciones de roca que se producen con frecuencia en la naturaleza a lo largo de las costas, los cauces de los ríos y en las regiones montañosas. Los acantilados pueden estar formados por varios fenómenos naturales diferentes, aunque a menudo la formación de acantilados involucra la actividad tectónica. Debajo del suelo, la tierra se compone de grandes placas tectónicas que con el tiempo se van desplazando alrededor. Cuando dos de estas placas se encuentran, se crea una presión extrema que a veces obliga a una o ambas de las placas a ascender con el tiempo. Esto puede dar lugar a la creación de montañas y acantilados. Los episodios más violentos de la actividad tectónica pueden producir terremotos, los cuales pueden crear grietas en la tierra y formar acantilados.

El agua y la erosión

Otra manera común en que los acantilados se forman es a través de la acción del agua y el desgaste, lo que erosiona la roca con el tiempo. Algo especialmente frecuente en los acantilados que se producen a lo largo de las costas o los grandes lagos, es el rompimiento repetido del agua contra las rocas mientras las olas gradualmente desgastan la roca, lo que puede formar acantilados durante muchos miles de años. En otros casos, los ríos y las quebradas que se engrosan con el agua de lluvia poco a poco cortan la tierra a medida que fluyen, esto puede crear las paredes de los acantilados en ambos lados del agua en movimiento, como en el Gran Cañón.

Los glaciares

Otra causa de la formación de los acantilados fueron los glaciares que una vez cubrieron la mayor parte de la tierra durante la edad de hielo. Cuando los glaciares se movieron lentamente a través de la tierra, su tremendo peso generó depresiones en ciertas áreas creando acantilados de forma similar a como lo haría un río. La diferencia es que los glaciares son extremadamente expansivos, por eso los acantilados que forman pueden cubrir grandes áreas en lugar de estar confinados a una ruta determinada, como un río. Como resultado, las grandes regiones que antes estaban cubiertas de glaciares tienden a estar dispersas con afloramientos de rocas escarpadas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles