Cultura y ciencia

¿Cómo se forman los rápidos de los ríos?

Escrito por rona aquino | Traducido por andrés marino ruiz
¿Cómo se forman los rápidos de los ríos?

Las aguas de las cataratas del Niágara tienen turbulentos rápidos.

Thinkstock/Comstock/Getty Images

Los rápidos son característicos de muchos ríos de rápido flujo, donde los remadores pueden encontrar fuertes olas. Pueden traer muchos riesgos y peligros a los nadadores y a quienes van en balsa, sin importar la experiencia ni habilidad que tengan. Debes tener extremo cuidado cuando te enfrentas a turbulentos rápidos para evitar ahogarte y contusiones por golpes.

Otras personas están leyendo

Rápidos de ríos

Los rápidos de ríos consisten en agua que se mueve a altas velocidades, las cuales pueden ser pequeñas y turbulentas o largas y violentas. Los rápidos de ríos pueden ser turbulentos y peligrosos o pueden estirarse y caer sobre fondos rocosos o lechos poco profundos. Los rápidos provocan que el agua se vea blanca, violenta y espumosa. Las partes de agua blanca de los ríos tienen significativas secciones de rápidos que suelen ser abordadas por aventureros en botes o balsas.

Formación

Los rápidos se forman cuando el agua fluye alrededor de una resistencia de piedras. A medida que el río fluye desde arriba, en su curso, se forman meandros y dobleces para evitar las zonas de rocas duras. Esto crea caminos que se entrecruzan y alternan capas de agua suave y dura que fluye. Estas capas provocan que el agua se revuelva, debido a que las rocas impiden un suave flujo, lo que provoca el movimiento hacia arriba y abajo de los rápidos.

Aludes

Los aludes se producen cuando la roca y tierra caen por una pendiente debido a la gravedad; pueden provocar que se produzcan rápidos. El río Green, en Wyoming, tiene rápidos que se producen debido a aludes sobre el Cañón Yampa. Los aludes pueden invadir el río y causar que las capas de rocas queden socavadas y se formen los rápidos.

Balsismo en los rápidos

Los rápidos se dividen en dos distintas clases, basándose en su intensidad y dificultad para remar a través de ellos. Los rápidos de clase I tienen aguas que fluyen rápido, lo que provoca pequeñas ondas. Tienen además algunos pocos obstáculos obvios. Los rápidos de clase II tienen olas de hasta 3 pies (0,9 m) de alto con amplios canales. Se requiere de buenas maniobras para navegarlos; estos rápidos suelen ser los que abordan los novatos. Los rápidos de clase III son para balsistas intermedios; poseen rápidas corrientes y olas moderadas e irregulares. La clase IV corresponde a rápidos largos, violentos y con olas altas e irregulares. Los remadores deben pasar por estrechos pasajes y caídas. Los de clase V tienen aguas violentas y largas, rutas difíciles y caídas bruscas.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media