La frecuencia cardíaca de los atletas versus no atletas

Escrito por carolyn robbins | Traducido por rafael ernesto díaz
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
La frecuencia cardíaca de los atletas versus no atletas
El corazón de un atleta altamente capacitado funciona más eficientemente. (boxe direct-faciale image by B-Decencière from Fotolia.com)

Si estás lanzando un plan de ejercicios, puedes haber oído que hay marcadas diferencias entre las frecuencias cardíacas de los atletas y de quienes no lo son. Esto se aplica no sólo a la frecuencia cardíaca en reposo, sino también a la frecuencia cardíaca máxima. Los atletas entrenados han aumentado los músculos de los brazos, de las piernas y de otras partes del cuerpo, junto con sus corazones. La resistencia cardiovascular se desarrolla gradualmente con el paso del tiempo, a medida que el atleta se adapta a los desafíos físicos mayores.

Otras personas están leyendo

El corazón en reposo

Expertos de la Clínica Mayo señalan que la mayoría de los adultos tienen una frecuencia cardíaca en reposo que cae en el rango de 60 a 100 latidos por minuto (lpm). Sin embargo, los atletas entrenados tienen una frecuencia cardíaca significativamente más baja en reposo, por lo general entre 40 y 60 latidos por minuto, lo que indica una mejor función cardíaca general y un mayor nivel de aptitud cardiovascular. Para determinar tu frecuencia cardíaca en reposo, encuentra el pulso, que se encuentra en el interior de la muñeca o ligeramente a la izquierda o a la derecha de la tráquea, o debajo de la oreja. Cuenta el número de impulsos que sientes en un período de 15 segundos, y luego multiplícalos por cuatro.

Frecuencia cardíaca máxima

La frecuencia cardíaca máxima (FCM) se define como el nivel máximo que tu corazón es capaz de soportar durante una actividad física intensa, como montar en bicicleta, nadar, correr u otras formas de ejercicios cardiovasculares. Para determinar tu FCM, basta con restar tu edad de 220. Los expertos de la Clínica Mayo advierten que esta cifra es sólo una estimación, dependiendo de tu condición física y del nivel de actividad física, tu FCM podría ser superior o inferior a 20 lpm. Aunque sería razonable que los atletas entrenados tuvieran una FCM mayor , la mayoría de ellos tienen una frecuencia sustancialmente más baja.

Los deportistas entrenados y la FCM

Un corazón fuerte bombea más sangre al cuerpo durante un solo latido; por lo tanto, el corazón del atleta tiene que bombear con menos frecuencia durante la actividad intensa, explica el Dr. Gabe Mirkin, médico entrenado en medicina deportiva. Mirkin cita un estudio de la Universidad John Moores (Liverpool, Reino Unido) publicado en enero de 2008, edición de la Revista Internacional de Medicina Deportiva, que indica que la FCM en los atletas masculinos era de aproximadamente 202, menos 0,55 veces la edad del deportista. Las atletas tenían una FCM de 216, menos 1,09 veces su edad. Los resultados generales indican que los atletas entrenados tienen FCM significativamente más bajas que las personas inactivas del mismo rango de edad.

Problemas con el corazón del deportista

Incluso el atleta bien acondicionado es propenso a enfermedades del corazón causadas por el entrenamiento intenso. Un trastorno del corazón llamado cardiomiopatía hipertrófica se produce cuando el corazón del atleta se vuelve demasiado grande y sus paredes demasiado gruesas. Según el Dr. Richard Kerber, de la Universidad de Iowa, esta enfermedad silenciosa, que causa el 50 por ciento de las muertes súbitas en deportistas menores de 35 años, es difícil de detectar. Los síntomas pueden ser desmayos, mareos y dolor de pecho que se producen durante la actividad física, pero disminuyen durante los períodos de descanso. Los ecocardiogramas se emplean para confirmar los resultados, dice Kerber. Aunque no hay cura, la afección puede ser mitigada mediante insertando un marcapasos o usando medicación oral.

El corazón inteligente

Durante la actividad cardiovascular, los principiantes no deben esforzarse por alcanzar una FCM, sino su ritmo cardíaco ideal. Este es un intervalo entre 70 y 85 por ciento de su FCM. Por ejemplo, una persona sana de 40 años, debe mantener su frecuencia cardíaca entre los 126 y 153 latidos por minuto durante el transcurso de la actividad cardiovascular. Este tipo de actividad de intensidad moderada es mejor para los principiantes que quieren disminuir riesgos tales como el dolor, la lesiones y la fatiga profesional, según expertos de la Clínica Mayo. A los deportistas principiantes se les recomienda aumentar su resistencia lentamente, manteniendo su frecuencia cardíaca ideal en el rango inferior por un tiempo antes de aumentar la intensidad de sus entrenamientos.

Advertencias

Las personas que no hacen deportes con una frecuencia cardíaca en reposo menor a 60 lpm no están naturalmente equipados con un sistema cardiovascular sano. Esta dolencia, conocida como bradicardia, puede ser causada por la degeneración de los tejidos del corazón relacionada con la edad, daños al cardíacos, presión arterial alta, hipotiroidismo o el uso de ciertos medicamentos, entre muchas otras causas, advierte la Clínica Mayo. Dependiendo de la naturaleza del problema y de la gravedad de los síntomas, este trastorno puede requerir tratamiento.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles