La frecuencia cardíaca después de las comidas

Escrito por luann voza | Traducido por carlos alberto feruglio
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
La frecuencia cardíaca después de las comidas
(Jeffrey Hamilton/Stockbyte/Getty Images)

La frecuencia cardíaca se ve afectada por una variedad de factores. Las actividades con una intensidad mayor la aumentan mientras que aquellas en descanso la disminuyen. Tu cuerpo tiene sistemas que lo regulan en respuesta a los niveles de intensidad. Las variaciones en la frecuencia cardíaca permiten que el corazón lata a un ritmo para abastecer el cuerpo con la sangre suficiente para satisfacer la demanda de intensidad de cada actividad.

Otras personas están leyendo

Función

La frecuencia cardiaca se mide como el número de veces que tu corazón late en un minuto. Con cada latido, sangre, oxígeno y nutrientes son transportados a tus órganos, mientras que se eliminan los productos de desecho de miles de millones de células en tu cuerpo. Cada día, la cantidad de sangre que circula en el cuerpo de un adulto sano asciende a más de 2.100 galones.

La digestión es el proceso de descomposición de los alimentos y el cambio químico a nutrientes para su absorción. El proceso convierte los alimentos en energía.

Período de tiempo

Una frecuencia cardíaca en reposo promedia alrededor de 70 latidos por minuto. La tasa se ​​incrementa con los niveles de actividades, como el ejercicio o con disparadores emocionales como el miedo y la ira. Durante el entrenamiento cardiovascular, la frecuencia cardíaca llega a zonas de entrenamiento que van de 120 a 175 latidos por minuto.

La digestión se divide en dos fases. Después de comer, se necesitan de seis a ocho horas para que los alimentos pasen a través del estómago y el intestino delgado. El tiempo de digestión oscila entre 24 a 72 horas.

Efectos

La relación entre la digestión y la frecuencia cardíaca se regula por el sistema nervioso autónomo. El sistema funciona para regular los órganos internos y las funciones, incluyendo la frecuencia cardiaca, la temperatura y la presión sanguínea. El sistema nervioso autónomo se compone de dos clasificaciones, los sistemas simpático y parasimpático.

El sistema simpático se conoce como la respuesta de "lucha o huida". Este sistema funciona para estimular o aumentar tu frecuencia cardíaca en una situación de emergencia. El parasimpático se conoce como la respuesta "digerir y descansar". Con el fin de ahorrar energía, tu frecuencia cardíaca disminuye de manera que la digestión pueda ocurrir.

Perspicacia de experto

La digestión después de las comidas más grandes tomará períodos prolongados de tiempo debido a la mayor cantidad de alimentos. En respuesta, la frecuencia cardíaca puede permanecer disminuída durante períodos prolongados. Esto puede resultar en tasas metabólicas disminuidas, lo que podría conducir a un aumento de peso.

En las personas mayores, la frecuencia cardíaca puede aumentar con la digestión, en respuesta a la presión arterial disminuída en reacción a la cantidad de sangre que se desvía a los órganos que intervienen en la digestión.

Consideraciones

La frecuencia cardíaca debería ser controlada periódicamente para poder compararla. Los cambios en ésta pueden ser indicativos de problemas potenciales para la salud. Consulta a un médico si hay cambios significativos en la frecuencia cardíaca durante el mismo tipo de actividad o en reposo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles