¿Cuál es la frecuencia cardíaca normal en reposo de un niño pequeño?

Escrito por amy dixon | Traducido por mila guevarian
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Cuál es la frecuencia cardíaca normal en reposo de un niño pequeño?
Aunque resulta difícil conocer la frecuencia cardíaca en reposo de los niños pequeños, es necesario para conocer su estado de salud. (boy with big heart image by NiDerLander from Fotolia.com)

La frecuencia cardíaca en reposo es el número de veces que tu corazón late en un minuto mientras tu cuerpo se encuentra descansado. El ritmo cardíaco es controlado por una corriente eléctrica en el corazón. Factores tales como la edad, la forma física o el estado del corazón pueden afectar los valores de tu frecuencia cardíaca en reposo. En niños pequeños, estos valores pueden ser un poco más altos que en los adultos.

Otras personas están leyendo

Valores normales

Por lo general, cuanto mayor eres, más elevado es el ritmo cardíaco que tienes en reposo. No obstante, los deportistas profesionales suelen tener valores más bajos debido a que su entrenamiento cardiovascular ha conseguido que su corazón sea más eficiente. Según aparece en el “Libro de texto de pediatría Nelson” ("Nelson Textbook of Pediatrics"), una frecuencia cardíaca de 70 a 110 latidos por minuto se considera normal para un niño pequeño que está en reposo. Esta es una cifra ligeramente superior a la de un adulto. Debes tener en cuenta que la Academia de Pediatría de Estados Unidos clasifica a los pequeños de los que hablamos como niños de edades comprendidas entre 1 y 3 años.

Medida

Puede ser algo difícil obtener un valor real de la frecuencia cardíaca en reposo de tu pequeño, dada su actividad. Según la Asociación del Corazón de Estados Unidos, el mejor momento para medirla (en niños y también en adultos) es a primera hora de la mañana, antes de que el pequeño se levante de la cama. Gira la palma del niño hacia arriba. Luego, sitúa tus dedos índice y corazón sobre la muñeca del pequeño, en el lado del pulgar. Debes contar el número de pulsaciones que notas durante un minuto. Esa cifra te dará un valor de la frecuencia cardíaca en reposo bastante exacto. Es muy probable que conseguir que el pequeño permanezca acostado durante un minuto entero se convierta en una tarea dura; así que otra opción es que cuentes solamente durante 30 segundos y multipliques por dos el número de pulsaciones que hayas notado. Recuerda que el niño tiene que estar tranquilo y relajado durante el proceso. Si realiza cualquier movimiento, llora, habla o se altera su patrón respiratorio, entonces su frecuencia cardíaca podría elevarse por encima de los valores normales. Debes repetir varias veces el procedimiento para tener una idea general (o un promedio) de sus valores en reposo. Los médicos rara vez llegan a conclusiones sobre el estado de salud de sus pacientes basándose en una única lectura.

Importancia

El corazón es responsable de bombear la sangre, el oxígeno y otros nutrientes a todo el cuerpo. Cualquier interrupción de este bombeo podría causar efectos adversos sobre otros tejidos y órganos del cuerpo. El corazón debe latir con regularidad y eficiencia. Un pulso demasiado elevado (taquicardia) o demasiado bajo (bradicardia) puede indicar la existencia de problemas subyacentes. Por lo tanto, las pulsaciones que notes al controlar la frecuencia cardíaca en reposo de tu pequeño deben ser fuertes y rítmicas por naturaleza; es decir, deberían ser como el tic-tac de un reloj. No debes percibir vibraciones, palpitaciones ni largas pausas entre los latidos. Si notas alguno de estos síntomas, ponte en contacto con tu pediatra inmediatamente.

Consideraciones

Si tu pequeño tiene de forma constante una frecuencia cardíaca superior a la que se considera normal (70 a 110 pulsaciones por minuto), debes ponerte en contacto con tu pediatra para que le realice un examen. Tienes que estar preparado para responder a preguntas sobre el estado de salud general de tu hijo: ¿Tiene fiebre? ¿Ha estado comiendo bien y bebiendo suficientes líquidos? ¿Respira con normalidad? Las infecciones, la deshidratación, el asma o la presencia de anomalías cardíacas, entre otras causas, pueden alterar la frecuencia cardíaca en reposo. Los padres también deben buscar atención médica para su pequeño si su frecuencia cardíaca es más baja de lo normal, especialmente si a este síntoma lo acompañan otros como debilidad, mareos, palidez o aletargamiento.

Evaluación

Si buscas atención médica para tu hijo porque hay anomalías en su frecuencia cardíaca, debes tener en cuenta que probablemente será evaluado con un electrocardiograma. Este método es una forma rápida y sencilla de comprobar las corrientes eléctricas del corazón. El médico, enfermero o técnico colocará unas diminutas pegatinas, llamadas electrodos, sobre varios puntos del pecho de tu hijo. Estos electrodos estarán conectados a cables que enviarán la información a la pantalla de una especie de computadora, donde se mostrará la actividad eléctrica del corazón. Este suele ser el primer paso para evaluar la salud cardíaca. También se pueden realizar ecocardiogramas y utilizar un monitor Holter (que mide la frecuencia cardíaca de manera continua) o un monitor de eventos (que mide la actividad cardíaca únicamente en determinados momentos).

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles