DESCUBRIR
×

¿Con qué frecuencia necesitas regar un cactus bebé?

Aunque el cactus maduro soporta períodos de sequía, el cactus bebé sufre. Los nuevos cactus tienen raíces pequeñas que sufren la falta de riego. Las raíces que aún están creciendo no son lo suficientemente grandes para recolectar agua para toda la planta. Durante el período de letargo, el cactus adulto crece lentamente, necesita menos agua y no requiere alimento. El cactus bebé no necesita alimento, pero el agua es esencial.

Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Nuevas plantas jóvenes

Riega el cactus recién germinado con una botella que tenga atomizador o con una cazuela que contenga agua en el fondo. Mantén la tierra húmeda durante el período de germinación y durante las primeras semanas de crecimiento. Los cactus son susceptibles a la pudrición de la raíz cuando el suelo está demasiado húmedo. La mezcla de tierra debe sentirse como una esponja húmeda y no tener áreas de agua estancada. El cactus bebé puede permanecer creciendo en la misma maceta hasta que desarrolle un sano sistema de raíces.

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Trasplantes

El cactus bebé debe ser trasplantado en su propia maceta de crecimiento tan pronto como las hojas de la plántula son envueltas por el nuevo crecimiento. Luego de trasplantar el cactus bebé, deja que la tierra se seque entre riego y riego. No permitas que la tierra se seque completamente ya que ésto daña las raíces que aún están creciendo y también al cactus. Una buena forma de mantener la humedad en la tierra es usar una mezcla que contenga perlita en ella.

George Doyle/Stockbyte/Getty Images

Plan de riego en invierno

Algunas plantas de cactus, como el cactus Navideño, florecen durante el tiempo en que otros cactus están latentes. Dependiendo de las especies de cactus bebé, el plan de riego cambia durante los meses de invierno. Si tu cactus crece en el exterior en una maceta, sólo riégalo cuando las primeras 3 pulgadas (7 centímetros) de tierra estén secos. Para cactus que crezcan en interiores, chequea la humedad de la tierra cada pocos días. La calefacción del interior de una casa durante el invierno evapora el agua de la tierra. Riégala cuando la tierra de la maceta esté seca. No alimentes al cactus durante el período de reposo.

PhotoObjects.net/PhotoObjects.net/Getty Images

Evita el pudrimiento a causa de hongos

Cualquier nueva planta es susceptible a la pudrición de la raíz o a otros pudrimientos a causa de bacterias o pestes. Limita la exposición a las bacterias, manteniendo la parte superior de la tierra sin desechos y plantas muertas. Permite que el agua corra a través de la maceta cuando la riegues. Esto limpia la tierra de sales nocivas y bacterias. Una vez que la maceta drene, vacía la bandeja de goteo para evitar la acumulación de bacterias en el agua estancada.

Jupiterimages/liquidlibrary/Getty Images