Cómo freír filetes de pescado con migas de pan

Escrito por fred decker | Traducido por mayra cabrera
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo freír filetes de pescado con migas de pan
Algunas tiendas venden mezclas de panko sazonado. (Eising/Photodisc/Getty Images)

Freír pescado correctamente es una auténtica delicia. El revestimiento exterior crujiente proporciona sabor y un contraste de textura agradable, al tiempo que protege la delicada carne del pescado interior. Las migas de pan panko de estilo japonés sobresalen en este papel, dando al pescado una cubierta inusualmente crujiente y dorada. El secreto de freír pescado con panko en la sartén se encuentra en la cobertura de los filetes y en cocinarlos uniformemente a la temperatura correcta para minimizar la absorción de aceite.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • 3 platos, cazuelas u otro tipo de platos
  • Tazón poco profundo
  • 2 bandejas
  • Papel encerado o envoltura de plástico
  • Guantes de vinilo de cocina, opcional
  • 2 tazas de harina
  • 1 taza de leche
  • 2 tazas de migas de pan panko
  • 8 porciones de 4 onzas (227 g) de pescado blanco en filetes sin espinas
  • Sal y pimienta al gusto
  • Papel de estraza o absorbente
  • Sartén
  • Aceite vegetal
  • Espátula

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Preparación de los filetes

  1. 1

    Organiza la superficie de trabajo de izquierda a derecha con dos platos, el tazón poco profundo y el tercer plato. A la derecha, coloca una bandeja forrada con papel encerado o envoltura de plástico.

  2. 2

    Coloca los filetes de pescado en el primer plato. Llena el segundo plato con la harina, el tazón con la leche y el tercer plato con las migas de panko.

  3. 3

    Sazona los filetes con sal y pimienta. Ponte los guantes de cocina. Coloca el primer filete en la harina, teniendo cuidado de cubrir completamente ambos lados. Sacude el exceso y sumerge el filete en la leche. Por último, empaniza el filete con las migas de panko, asegurando que ambas partes queden bien cubiertas.

  4. 4

    Coloca el filete empanizado en la bandeja de espera. Repite el procedimiento para cada uno de los filetes restantes, añadiendo más harina, leche o migajas si es necesario.

  5. 5

    Refrigera los filetes recubiertos por al menos 15 minutos o hasta dos horas si vas a prepararlos antes de la hora de comer. Esto permite darle tiempo a la cobertura para que se "fije" y adhiera al filete.

    Freír el pescado

  1. 1

    Precalienta el horno a 200°F (129°C). Cubre una bandeja para hornear con papel de estraza limpio y colócala en el horno.

  2. 2

    Vierte aproximadamente 1/4 pulgada (0.5 cm) de aceite en la sartén y calienta a una temperatura de media a caliente. Para un resultado ligero, libre de grasa, la temperatura para freír debe estar en el intervalo de 380 a 400°F (230 a 240°C).

  3. 3

    Coloca unos pocos filetes en la sartén, una vez que el aceite esté caliente y brillante. Dales la vuelta cuando la parte de abajo esté dorada y continúa la cocción durante unos minutos más. Para todos, excepto para los filetes más gruesos, el pescado deberá cocerse una vez que el pan rallado esté dorado.

  4. 4

    Retira los filetes a la bandeja en el horno de calentamiento. Deja que la sartén vuelva a su temperatura anterior y repite el proceso de fritura. Añade un poco más de aceite si es necesario. Si hay demasiados filetes como para hacer una sola capa en tu bandeja, utiliza una segunda bandeja en vez de apilar los filetes.

  5. 5

    Sirve de inmediato, mientras está fresco y caliente con tu guarnición favorita. El pescado frito es mejor directamente de la sartén, pero mantener calientes los primeros filetes en el horno permite al cocinero cenar con los invitados o con el resto de la familia.

Consejos y advertencias

  • Utiliza pescado blanco de carne firme, como bacalao, fletán, perca, lucio, róbalo o lenguado.
  • Utiliza aceites adecuados para cocinar a alta temperatura, como el aceite de canola o de cacahuete. El aceite de oliva no es una buena opción, debido a su bajo punto de humo.
  • El pescado se infecta fácilmente por enfermedades transmitidas por alimentos como la salmonella y el norovirus. Compra el pescado con proveedores de confianza, que lo mantengan refrigerado y respeten las normas de higiene y seguridad de los alimentos mientras trabajan con él.
  • La grasa caliente puede provocar incendios o quemaduras graves si no se maneja con el debido cuidado. Nunca dejes la habitación cuando trabajes con aceite caliente y mantén a los niños lejos del área de trabajo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles