¿Las frutas absorben los productos químicos que se les aplican?

Escrito por kirsten silven-hoell | Traducido por enrique pereira vivas
¿Las frutas absorben los productos químicos que se les aplican?

Algunas frutas son altamente susceptibles a la absorción de los productos químicos que se rocían sobre ellas.

Zedcor Wholly Owned/PhotoObjects.net/Getty Images

Lo más probable es que hayas oído el dicho: "Tú eres lo que comes", y aunque una persona no se convertirá en una manzana por comer manzanas, hay una cierta cantidad de verdad en esta frase común. Básicamente, si la gente quiere mantenerse saludable y vivir una vida activa, tiene que comer alimentos saludables como frutas y verduras frescas. Sin embargo, se han hecho muchos estudios que sugieren que las frutas (y verduras) pueden absorber los productos químicos que se les aplican, lo que finalmente puede poner en peligro la salud de los que las comen.

Otras personas están leyendo

Técnicas de cultivo convencionales

Todos los productos pasan por un riguroso proceso antes de llegar a los estantes de la tienda de comestibles. La mayoría de los productos se cultivan a través del uso de técnicas de cultivo convencionales. Los agricultores convencionales fumigan sus cultivos con pesticidas, herbicidas y otros productos químicos para mejorar la calidad de los productos. El problema es que estos productos químicos no se desprenden de los productos una vez que han sido rociados y pueden ser absorbidos por el producto.

Contaminación de la piel

Una forma en que las frutas absorben los productos químicos rociados en ellas es a través de su piel. Como se mencionó anteriormente, los productos químicos aplicados por los agricultores convencionales no se lavan antes de que se recoge, ordena y envía el producto. Esto significa que los productos químicos sólo se "sientan" en la piel de los productos. Algunas frutas, tales como melocotones, tienen una piel que se expande a medida que crecen, por lo que es fácil que los productos químicos sean absorbidos no sólo por la piel sino también por el cuerpo de la fruta.

La contaminación del cuerpo

Muchas personas piensan que al lavar la fruta fresca antes de comerla se eliminarán todos los restos de los residuos químicos. Sin embargo, este no es el caso. De hecho, el Environmental Working Group realizó estudios de miles de frutas y verduras lavadas y peladas previamente pulverizadas con herbicidas, fungicidas y pesticidas. Se encontró que, incluso después de que se lavaron y pelaron, los productos todavía tenían trazas de productos químicos dentro de sus cuerpos. Muchas frutas tienen pieles finas, por lo que es fácil para los productos químicos ser absorbidos por el cuerpo de la fruta. Otras frutas tienen "huecos" en la parte superior donde se encuentran los tallos (manzanas, peras, cerezas) que alientan los aerosoles químicos para formar pozas. La raíz lleva entonces los productos químicos al cuerpo de la fruta, donde son absorbidos.

Técnicas de agricultura orgánica

Debido a que se ha demostrado que las frutas (y verduras) pueden absorber fácilmente los productos químicos rociados en la agricultura convencional, ha habido un empuje de apoyo a las técnicas de la agricultura ecológica. Los agricultores orgánicos no utilizan ninguno de los aerosoles químicos promovidos por los agricultores convencionales. En su lugar, abrazan las técnicas naturales de fertilización y desalientan a los insectos al adelantar la cosecha. Como resultado, las frutas cultivadas orgánicamente son más saludables para comer para las personas, ya que no tienen la oportunidad de absorber los aerosoles químicos nocivos.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2015 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media