Cómo fumar un puro pequeño

Escrito por keith evans Google | Traducido por fernando rosas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo fumar un puro pequeño
Los puros pequeños son más fáciles de fumar que un puro regular. (cigarillo image by Pascal Péchard from Fotolia.com)

Los puros pequeños, al igual que los puros regulares, están envueltos en hoja de tabaco o piel. Debido a su pequeño tamaño - algunos pueden ser de aproximadamente el tamaño de un cigarrillo común, o incluso más pequeños - estos productos de tabaco se sostienen y disfrutan de una manera ligeramente diferente que sus hermanos más grandes. Muchas personas los consideran más fácil de fumar que un puro normal, ya que la punta ya está retirada y su menor tamaño les permite ser disfrutado en cualquier lugar, sin el período de tiempo largo que un cigarro más grande requiere.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Puro pequeño
  • Encendedor de puros o común

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Paso a paso

  1. 1

    Retira el puro del paquete. A diferencia de los puros grandes, los puros pequeños a menudo vienen en paquetes de seis, 12 o 15. Basta con abrir el paquete, seleccionar un puro para fumar y cerrar el paquete, guardando el resto para más adelante.

  2. 2

    Coloca la punta del puro en tu boca y enciende el final. En la mayoría de los puros, un extremo se estrecha ligeramente. Éste es el lado que se coloca entre los labios para fumar. El otro lado, que no tiene forma cónica, es el lado al que se le aplica la llama de un encendedor o cerillo para encender el tabaco. Para encender el puro pequeño, puede ser raspando el cerillo o girando la rueda de piedra en el encendedor para crear una pequeña llama. Mientras mantienes la llama al final del puro, respira hacia adentro a través del puro de tabaco para encenderlo.

    Nota que no todos los puros pequeños disponen de un extremo cónico; si ninguna punta del puro pequeño es cónica, puede ser encendido desde cualquier extremo.

  3. 3

    Sostén el puro pequeño con el pulgar y el índice, apoyado por tu dedo medio. Aunque puedes sostener y mover el puro en cualquier forma que sea cómoda para ti - mientras no acerque el extremo encendido cerca de la ropa o la piel - este método clásico, que es similar al de un puro común, se considera adecuado para disfrutar de éstos.

  4. 4

    Respira para disfrutar el sabor, pero no inhales. Para traer el sabor del puro a tu boca, simplemente aspira el aire en tu boca a través del puro, casi como si se tratara de una pajilla. El aire entrante pasará a través de la llama en el extremo del puro y el aire caliente traerán el sabor del tabaco en combustión a tu boca. Disfruta del sabor mientras mueves el puro lejos de sus labios, luego exhala por la boca para soltar el humo. Repite este proceso hasta que el puro esté quemado en su mayoría. Recuerda que los puros pequeños, al igual que los puros regulares, producen un humo denso y pesado que no debe ser inhalado hacia los pulmones. Los fumadores de cigarrillo, que a menudo inhalan su humo, pueden encontrar difícil fumar un puro pequeño por este motivo.

  5. 5

    Apaga el puro apisonándolo en un cenicero designado. Cuando el puro alcance una longitud lo suficientemente corta para que el calor de la punta ardiente se pueda sentir en los dedos, se ha agotado. Después de tomar una última bocanada, presiona la punta encendida firmemente en un cenicero, teniendo cuidado de asegurar que la presión extinga cualquier tabaco en combustión. Si no dispones de cenicero, la "colilla" se puede depositar en un recipiente con líquido no inflamable para asegurar que se extinga, aunque el líquido debe ser eliminado adecuadamente y con prontitud. Si no hay otra alternativa disponible, puedes pisar el puro. Aunque los puros pequeños se componen enteramente de tabaco, y por lo tanto son biodegradables, las porciones restantes deben ser desechadas (no dejadas en el suelo) después de haber sido completamente extinguidas.

Consejos y advertencias

  • Muchas personas que no fuman encuentran el aroma de un puro duro y ofensivo, por lo que sólo debes fumar en las zonas de fumadores aprobadas o cuando estés solo.
  • Los puros pequeños están disponibles en una variedad de intensidades y sabores, puedes desear experimentar con diferentes sabores para encontrar uno que te guste.
  • Siempre que sea posible, desecha los puros apagados en un cenicero designado para reducir el riesgo de incendio. Nunca hagas basura dejando tu puro usado en el suelo.
  • Nunca fumes un puro en la cama, o cerca de productos inflamables, ya que el extremo encendido puede suponer un riesgo de incendio.
  • Nunca fumes en áreas designadas para no fumadores, ya que esta acción se considera de mala educación y puede ser ilegal en algunas jurisdicciones.
  • Algunos estados, como California, prohíben fumar cualquier sustancia en presencia de niños.
  • El Cirujano General de los Estados Unidos ha determinado que el humo de tabaco puede causar enfermedad vascular periférica, cáncer de boca, cáncer de garganta, cáncer de pulmón, enfisema, ceguera, enfermedades del corazón y aumento del riesgo de accidente cerebrovascular.
  • Al igual que otros productos de tabaco, los puros no deben ser utilizados por personas menores de 18 años de edad.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles