Función de los intestinos en el sistema cardiovascular

Escrito por julia michelle | Traducido por florencia prieto
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Función de los intestinos en el sistema cardiovascular
Los intestinos desempeñan un papel menor en el sistema cardiovascular. (Thinkstock/Comstock/Getty Images)

Los intestinos no forman parte del sistema cardiovascular, pero contribuyen a su funcionamiento al digerir nutrientes derivados de los alimentos para su utilización en todas las células del cuerpo. Los intestinos están divididos en dos grandes partes: el intestino delgado y el intestino grueso.

Otras personas están leyendo

El intestino delgado

El intestino delgado se encuentra enrollado en la cavidad abdominal. Si se estira, alcanza los 20-23 pies (6-7 metros) de largo. Si bien el intestino delgado es más largo que el grueso, recibe su nombre porque tiene un diámetro inferior al del intestino grueso. Existen tres partes en las que se divide el intestino delgado (duodeno, jejuno e íleo), y cada una de ellas cumple una función específica.

La primera sección es el duodeno, que se conecta directamente con el estómago y es la parte en la que toda la comida ingerida se prepara para continuar siendo digerida. La segunda sección es el jejuno, en donde la digestión efectivamente ocurre. La sección final es el íleo, en donde se absorben los nutrientes.

Las paredes internas del intestino delgado tienen arrugas denominadas rugae. Las rugae tienen estructuras denominadas villi, y los villi tienen estructuras aún más pequeñas denominadas microvilli. Todas estas estructuras incrementan la superficie de los intestinos. Si bien el intestino delgado es muy angosto, su longitud en combinación con los rugae, villi y microvilli hacen que la superficie sea similar a la de una cancha de tenis. Esta superficie elevada es ideal para una absorción óptima de nutrientes.

El intestino grueso

El intestino grueso se enrolla alrededor del intestino delgado como si fuera un marco. Tiene 5 pies (1,52 metros) de largo y se divide en cuatro secciones: el ciego, colon, recto y canal anal.

El ciego se conecta con el íleo del intestino delgado. Este es el lugar en donde el producto final ingresa al intestino grueso. El colon es la parte más larga del intestino grueso y se divide en cuatro secciones: ascendente, transverso, descendiente y colon sigmoide. El recto es el lugar en donde los productos de desecho finales se preparan para ser removidos, y el canal anal es donde los desechos efectivamente abandonan el cuerpo.

Función del intestino delgado

Si se observa cómo funciona el tracto intestinal se podrá entender con claridad cómo funciona el intestino delgado dentro del sistema cardiovascular. Cuando se ingieren alimentos, primero van al estómago en donde se mezclan para formar una sustancia denominada bolo alimenticio. El bolo luego se mueve del estómago al duodeno del intestino delgado. En el duodeno, el páncreas libera enzimas digestivas como la lipasa, proteasa y amilasa para descomponer el bolo en pequeñas partes. La lipasa reduce las grasas a ácidos grasos, la amilasa reduce los carbohidratos a almidón y la proteasa reduce las proteínas a aminoácidos.

Desde el duodeno, el bolo se mueve al jejuno e íleo en donde las enzimas continúan actuando y los villi y microvilli absorben los nutrientes y los incorporan al flujo sanguíneo. En este punto, la función cardiovascular del intestino delgado es evidente. Cada villus tiene un suministro de sangre en la forma de capilares. Los capilares son pequeños vasos sanguíneos con paredes muy delgadas que le permiten a los nutrientes, gases y otras partículas diminutas entrar y salir del flujo sanguíneo. Una vez que los nutrientes ingresan al flujo sanguíneo, se transportan a las células por medio de una red compleja de arterias y venas.

Función del intestino grueso

El intestino grueso tiene una función pequeña en el sistema cardiovascular. Una vez que los nutrientes se absorben a partir del bolo alimenticio, se transportan al intestino grueso en donde el agua y los minerales se remueven y los desechos se solidifican para formar materia fecal. El agua y los minerales se incorporan nuevamente al flujo sanguíneo, ya que ayudan a mantener el volumen sanguíneo y el equilibrio de electrolitos.

Conclusión

Los intestinos desempeñan dos papeles menores en el sistema cardiovascular. Transforman los alimentos en una forma útil para nuestros cuerpos y luego transfieren esos nutrientes a la sangre. También ayudan a mantener el equilibrio de agua y minerales en la sangre. El tracto intestinal saludable es fundamental para nuestra salud y bienestar, y una dieta adecuada y actividad física es la mejor manera de garantizar el correcto funcionamiento de nuestro tracto intestinal.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles