¿Cómo funciona un extensor de Wi-Fi?

Escrito por amanda holden | Traducido por ángel barajas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Cómo funciona un extensor de Wi-Fi?
La conexión inalámbrica se ha vuelto esencial en el mundo moderno. (Digital Vision/Photodisc/Getty Images)

Desde octubre del 2011, los dispositivos inalámbricos se han vuelto una parte esencial de la vida diaria para muchas personas. El Wi-Fi existe para múltiples tipos de tecnología, como computadores de escritorio, computadores portátiles, impresoras con capacidad inalámbrica y teléfonos inteligentes. El acceso al Wi-Fi se ha vuelto vital para la comunicación personal, tanto en el hogar y en los viajes, así como para operaciones de negocios como ventas y relaciones públicas, en donde es necesario un contacto constante. Algunas locaciones presentan problemas para los dispositivos inalámbricos, necesitando el uso de extensores de señales inalámbricas para fortalecer las señales ya existentes.

Otras personas están leyendo

Wi-Fi

Wi-Fi se refiere a la tecnología perteneciente a redes inalámbricas de áreas locales, basadas en un conjunto de especificaciones conocidas como IEEE 802.11. Estas especificaciones definen y prescriben las frecuencias operativas para los equipos inalámbricos. Creado originalmente para computadores portátiles y otros modelos de dispositivos computacionales, el Wi-Fi aplica a cualquier otro dispositivo desde octubre del 2011, como teléfonos VoIP, electrónicos del consumidor e incluso juegos. Estos dispositivos son convenientes mientras posean una señal fuerte.

Extensores inalámbricos

En varias situaciones, una señal Wi-Fi puede volverse débil o inexistente. Ya que una señal fuerte es necesaria para el uso óptimo de muchos dispositivos electrónicos, puedes instalar un extensor inalámbrico para reforzar una señal. También conocidos como extensores de alcance inalámbrico y repetidores móviles, los extensores Wi-Fi se usan para alargar la distancia que puede viajar una señal. Para aquellos que deben mantener sus dispositivos en un sótano o tienen un muro de concreto bloqueando su señal normal, los extensores refuerzan una señal Wi-Fi ya existente, permitiéndoles mejor acceso.

Operación

Los extensores Wi-Fi típicamente se ven como pequeñas antenas o torres que envían y reciben datos. Las señales inalámbricas viajan en un movimiento de forma de ping-pong conocido como camino de rebote, rebotando de los muros y otros objetos si no existe una línea directa entre el ruteador y el dispositivo de recepción. Otras señales viajan a través de muros y otros obstáculos, perdiendo fuerza en el proceso. Cuando un extensor inalámbrico recibe una de esas señales, la amplifica y la re-transmite. Los dispositivos cercanos a un extensor reciben una señal fuerte, mientras que los dispositivos más alejados pueden finalmente recibir una señal que previamente era muy débil para detectar.

Problemas potenciales

Los extensores Wi-Fi no resuelven todos los problemas de señal de Wi-Fi. A diferencia de muchos dispositivos, estos se mantienen estacionarios y se pueden volver sujetos a barreras. Un extensor no puede crear una señal en donde no existe, y no puede crear una señal más fuerte que la que se emite por el enrutador. Un extensor instalado en un sótano puede volverse inservible si la señal original se vuelve más débil. La instalación de un nuevo muro o el cambio de locación de un enrutador puede volver un extensor Wi-Fi menos útil. Si para empezar no tienes acceso Wi-Fi en tu área, un extensor Wi-Fi tampoco ayudará.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles