Cómo funcionan las compresas químicas

Escrito por tyler lacoma | Traducido por priscila caminer
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo funcionan las compresas químicas
Las compresas químicas funcionan para aliviar algunos síntomas. (First aid image by lefebvre_jonathan from Fotolia.com)

Otras personas están leyendo

Compresas de gel

Las compresas químicas se pueden utilizar para aplicar calor a áreas específicas en el cuerpo para ayudar con el dolor y la recuperación de una lesión. Éstas son muy populares en los eventos deportivos donde los atletas sufren de varias lesiones, pero también se utilizan en los hospitales y se venden para su uso en el hogar. Tanto las compresas calientes como las frías utilizan las mismas reacciones térmicas para producir sus efectos, pero hay dos tipos diferentes: compresas de un único uso que sólo duran entre media hora y una hora, y las compresas reutilizables que no son tan eficaces, pero que pueden re-enfriarse o re-calentarse según sea necesario.

Ambas versiones utilizan sustancias que tienen propiedades térmicas especiales cuando se encuentran con el agua. Las compresas de un solo uso se dividen en dos compartimentos diferentes, uno con agua normal y el otro con otro una sustancia química con propiedades reactivas fuertes con el agua. El producto químico en la compresa caliente es generalmente el sulfato de calcio o magnesio, que producen una reacción exotérmica cuando se combinan con agua; es decir, que liberan una gran cantidad de calor. Cuando la compresa se rompe, los dos compartimientos se combinan y se produce una gran cantidad de calor.

Proceso

Este efecto se debe a la manera en que los átomos ganan y liberan energía. Puesto que el calor, o la energía térmica, siempre está tratando de alcanzar un equilibrio con su entorno y hacer que todo esté a la misma temperatura, es natural que fluya desde las zonas calientes a zonas frías. Las compresas calientes superan ese flujo natural comenzando una reacción química que produce una gran cantidad de energía extra. Dado que los átomos que vibran no necesitan o no pueden manejar la energía que se intercambia por la reacción química, ellos liberan pequeñas ráfagas de energía, haciendo que sus electrones cambien a otros niveles de energía. Ésto permite que los átomos se mantengan juntos, pero también produce más calor que salta de un átomo a otro, siendo absorbido y luego liberado. Dado que todos los átomos circundantes tienen una gran cantidad de energía, el calor naturalmente comienza a viajar lejos de la fuente, en busca de zonas más frescas que estén más dispuestas a absorber la energía.

Tipos

Las compresas frías trabajan precisamente usando el mismo método, pero sustituyen los productos químicos exotérmicos con sustancias químicas endotérmicas, o aquéllas que toman calor cuando se mezclan con agua. Al absorber todo el calor circundante, estas compresas pueden reducir las temperaturas casi a niveles de congelación.

Las compresas de varios usos no tienen compartimentos separados, pero usan una combinación de productos químicos con agua en una solución que, aunque no tenga las mismas reacciones instantáneas como las compresas de un solo uso, mantienen el calor o frío durante más tiempo que la mayoría de los materiales. El acetato de sodio con frecuencia se disuelve en agua para crear estas compresas térmicas reutilizables, aunque se pueden utilizar otros tipos de sales para crear una versión casera de una compresa con propiedades similares.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles