Cómo funcionan las máquinas de tejer

Escrito por shannon stoney | Traducido por martin santiago
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo funcionan las máquinas de tejer
El telar comenzó a ser impulsado por agua y luego a vapor muy temprano en la Revolución Industrial. (Photos.com/Photos.com/Getty Images)

Un telar es una máquina de tejer que hace paños. Puede ser alimentada con energía humana, por agua, o por algún tipo de motor. La mayoría de los telares de hoy en día son mecánicos, accionados por electricidad, pero durante la mayor parte de la historia humana fueron accionados por el cuerpo humano. En la Revolución Industrial, los telares se encontraban entre las primeras herramientas en ser mecanizadas, ya que fueron accionadas por ruedas de agua en las fábricas cerca de corrientes de agua.

Otras personas están leyendo

¿Qué es un telar?

Un telar es una disposición de palos y cuerdas que le permite al tejedor subir y bajar los hilos longitudinales, la urdimbre, en una tela, de modo que se forma un cobertizo triangular. En este cobertizo el tejedor inserta los hilos transversales, conocidos como la trama. Los primeros telares en Europa eran más verticales que horizontales. Los hilos de la urdimbre colgaban, ponderados con rocas y el tejedor tiraba un palo lizo hacia él mismo para hacer el cobertizo. La trama estaba empaquetada con peines o espadas. Estos telares podían ser muy amplios, ya que la trama, por lo general no tenía que viajar de un extremo a la otra orilla en un solo tiro. A veces dos o más tejedores podían trabajar en la misma urdimbre de pie uno junto al otro. Otros telares primitivos son los telares de cintura de América Central y Asia. Estos son telares estrechos y portátiles donde los hilos de la urdimbre corren horizontalmente y el tejedor los tensa con su propio cuerpo.

Industria artesanal de tejido

Los telares de urdimbre ponderada europeos gradualmente fueron sustituidos por un telar más eficiente, un marco grande que contenía los hilos de la urdimbre horizontalmente. Este telar es más rápido porque el cobertizo se podía abrir y ser cambiado mediante pedales deprimentes. Los pedales estaban atados a unos arneses suspendidos en el marco, por lo que cuando el tejedor pisaba un pedal, el arnés unido a él bajaba y un arnés emparejado subía, formando un cobertizo. Las manos del tejedor fueron liberadas para activar la lanzadera, que tenía el hilo de trama, y ​​cerrar la trama con una caña suspendida de la parte superior del marco. Estos telares no podían tejer tan ancho como el telar de urdimbre ponderada, sólo alrededor de 45 pulgadas (114 cm) de ancho por lo general. Eran operados en su mayoría por tejedores hombres que trabajaban en su casa. Los hombres tenían brazos más largos y podían tejer paños más amplios. Había un gran número de tejedores europeos conformando una clase media que vivía de esta manera en la víspera de la Revolución Industrial. La lanzadera volante, que podía ser operada tirando de una cuerda, hizo que tejer a mano fuera más rápido y eficiente.

La revolución industrial temprana

El tejido fue una de las primeras industrias productivas que se industrializaron. En el siglo 18, Edmund Cartwright inventó un telar mecánico, pero le tomó 50 años de refinamiento y desarrollo antes de que pudiera ser una verdadera máquina de tejer industrial. El telar mecánico se basó más en elevar los arneses y los hilos de urdimbre que en bajarlos. El vapor impulsaba a los motores que elevaban los arneses. Los pedales se movían por levas unidas a los ejes que eran activados por medio de vapor o agua. La trama se insertaba con la lanzadera volante también activada por ejes y levas en lugar de hombres. El rollo de recogida también se automatizó: el telar avanzaba por sí mismo a medida que se tejía la tela.

Telares modernos

Los telares industriales modernas son versiones mejoradas de los telares mecánicos del siglo 18 y principios del 19. Tejen mucho más rápido y con menos energía desperdiciada. Mientras que los primeros telares mecánicos podían insertar cientos de pasadas por minuto, los telares modernos insertan miles por minuto. Ya no se usan lanzaderas: la trama es propulsada por aire o por agua. Los telares modernos se pueden conectar a ordenadores que controlan los cobertizos, para crear tejidos extremadamente complejas. Incluso los tejedores aficionados hacen uso de la tecnología informática asociada a sus telares.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles