Cultura y ciencia

Funciones del lóbulo temporal y occipital

Escrito por d.m. gutierrez | Traducido por juliana star
Funciones del lóbulo temporal y occipital

Dynamic Graphics Group/Dynamic Graphics Group/Getty Images

Tu cerebro es una compleja estructura anatómica que recibe mensajes sensoriales (sonidos, texturas, visiones, sabores, olores) y luego los interpreta y dirige tu cuerpo o mente para que reaccionen de alguna manera. El cerebro está dividido en varias estructuras llamadas lóbulos y cada una gestiona entradas sensoriales específicas, recibe información, la procesa y determina qué hacer al respecto. Dos de estas estructuras son el lóbulo temporal y el lóbulo occipital. El daño a estos lóbulos puede tener efectos dramáticos en tu capacidad para trabajar.

Función cerebral

Tu cerebro está dividido en dos hemisferios, el derecho y el izquierdo, y luego se divide en cuatro secciones llamadas lóbulos: el lóbulo frontal, el parietal, el temporal y el occipital. El lóbulo frontal, que no madura completamente sino hasta la edad de 24 años, administra tus funciones cerebrales superiores (como la planificación, previsión, juicio y memoria). El lóbulo parietal determina el control motor, o cómo iniciar o inhibir el movimiento, así como tu sentido del tacto y el lenguaje. El lóbulo temporal gestiona tu sentido del oído, mientras que tu lóbulo occipital se encarga de la visión. Las funciones del cerebro no están tan separadas como esto implica. Algunos procesos como la memoria dependen de cada parte de tu cerebro hasta cierto punto. Estos cuatro lóbulos principales junto con tu cerebelo y el tallo cerebral trabajan en conjunto para mantener tu cuerpo y mente en buen funcionamiento.

Lóbulo temporal

Tu lóbulo temporal administra varias funciones. Su tarea principal es procesar los sonidos que llegan a tu cerebro a través de tus oídos en algo que tenga sentido para ti. Pero tu lóbulo temporal también juega un papel en las funciones de la memoria, especialmente la memoria auditiva. Cuando cantas una canción, tu lóbulo temporal está ayudándote a recordar la melodía. Además este lóbulo procesa las percepciones visuales y del lenguaje. Este te ayuda a saber a qué categoría pertenece una palabra o imagen. Por ejemplo, si escuchas la palabra "vaca" sabes que pertenece a la categoría "animal". Los investigadores descubren información acerca de cómo funciona el lóbulo temporal estudiando a personas con daños en dicha parte del cerebro.

Daño en el lóbulo temporal

El daño a tu lóbulo temporal, ya sea por lesión o enfermedad, puede tener efectos devastadores. Las cosas que la gente te dice pueden ser incomprensibles. Quizá no puedas distinguir un sonido de otro. Tu memoria a largo plazo puede verse afectada negativamente y quizá experimentes cambios en tu personalidad, una mayor agresividad, irritabilidad y cambios en tu actividad sexual. Si el lado izquierdo de tu lóbulo temporal se daña quizá no puedas comprender lo que alguien te diga ni recuerdes lo que las palabras significan. Por otro lado, si la parte derecha se daña quizá pierdas tu capacidad de recordar música o reconocer un rostro familiar. Una lesión en la parte derecha también puede causar que hables sin parar.

Lóbulo occipital

Tu lóbulo occipital, localizado en la parte posterior de tu cabeza, gestiona tu visión. Este recibe una imagen invertida directamente de tus retinas, interpreta esta imagen y luego pasa dicha entrada a los lóbulos parietal y frontal para procesarla en información que tenga sentido para ti. Tu lóbulo occipital también te ayuda a determinar las diferencias en formas y colores. El daño a tu lóbulo occipital puede causar la disminución, perturbación o destrucción de la vista.

Daño en el lóbulo occipital

Si tu lóbulo occipital está dañado tu visión será afectada de alguna forma. Quizá experimentes "ceguera cortical", que es la incapacidad del cerebro para reconocer que los ojos, aún funcionando normalmente, han visto algo. Este daño puede ser específico al lado opuesto de la cabeza, por ejemplo, el daño al lado derecho del lóbulo occipital puede causar ceguera ante la información que has visto con el ojo izquierdo y viceversa. Si la parte frontal de tu lóbulo occipital está dañada, quizá no puedas reconocer lo que estés viendo a pesar de poder observarlo perfectamente bien.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media