Cómo fundir los restos de oro

Escrito por carlye jones | Traducido por adriana torossian
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo fundir los restos de oro
Fundir anillos, joyería antigua, o restos del oro, es rápido y fácil.

Funde los restos de oro que tengas, ya sea para obtener dinero adicional, o simplemente para cambiar las joyas que ya no utilizas, pues es muy sencillo. El proceso no toma mucho tiempo y requiere sólo de unas cuantas herramientas. Sin embargo, debes tener varias precauciones. A continuación, te mostraremos los pasos a seguir para fundirlos.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Carbón para joyero, o pequeño recipiente de cerámica o de crisol
  • Pinzas de joyero (opcional)
  • Cuchillo pequeño o herramienta para tallar (opcional)
  • Pinza de puntas
  • Ácido bórico (Bórax o algún producto similar)
  • Soplete de soldar
  • Guantes
  • Gafas de seguridad
  • Molde de joyería o de barra de oro (opcional)
  • Ácido sulfúrico (opcional)
  • Pulidor de metales (opcional)

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Prepara los restos de oro. Debes limpiarlo muy bien y eliminar cualquier adorno, piedras preciosas, broches y encastres que no sean de oro. Para quitar las piedras, utiliza una pinza y sostenla por la punta en su lugar y con cuidado tira hacia afuera. Luego, sujeta la piedra firmemente con las pinzas y suavemente quítala de la montura. Para limpia el oro, colócalo en una mezcla de ácido bórico y agua, y cepíllalo suavemente. Después, enjuágalo y sécalo por completo.

  2. 2

    Prepara y prueba el recipiente para la fusión. Si utilizas el carbón para joyas, con un cuchillo pequeño o una herramienta para tallar debes hacer hendidura pequeña para mantener el oro fundido. Si deseas que tenga una forma o un diseño en particular y no quieres usar un molde de joyero, puedes tallar la forma que quieras en el carbón. Si utilizas un recipiente de cerámica, prueba su tolerancia al calor. Ponte gafas protectoras, guantes y mangas largas para calentar el recipiente durante unos minutos con el soplete. Deja enfriar el contenedor y examínalo para detectar posibles grietas o fracturas. Si la cerámica se fracturó, busca un envase diferente y repite la prueba. Si no se fractura, significa que soportará el calor necesario para fundir el oro. Si utilizas un crisol para la fundición, sólo debes que asegurarte de que esté limpio y seco antes de comenzar el proceso.

  3. 3

    Funde el oro. Coloca el oro en el carbón tallado, recipiente de cerámica o crisol. Límpialo con un poco de ácido bórico. Enciende el soplete hasta que tenga una gran llama, recuerda utilizar guantes y gafas de seguridad. De a poco, acerca el soplete al oro y pásalo de lado a lado y acércalo poco a poco, de modo que el oro y el recipiente no se calienten demasiado rápido. Continúa con este proceso hasta que veas que la superficie empieza a ponerse brillante. Mantén la llama sobre el oro y rocía cuidadosamente otro poco de ácido bórico. Continúa pasando la llama hasta que el oro se derrita por completo. Si no viertes el oro en un molde, retíralo del fuego, deja que se enfríe y ve al paso 5. Si deseas verter el oro en un molde, continúa con el Paso 4.

  4. 4

    Vierte el oro en un molde. Trabaja rápidamente y con cuidado, usa pinzas de joyero para inclinar el recipiente de cerámica o de crisol y vierte el oro fundido en el molde que elegiste. Si tienes problemas para verterlo, intenta empujarlo con cuidado y darle forma dentro del molde con un trozo de carbón para joyería o un palito de madera, puedes salpicarlo con un poco de ácido bórico para continuar con el proceso de fundición. Si en algún punto la apariencia del oro no te satisface, puedes devolverlo al recipiente y repetir el proceso de fundición. Sólo asegúrate de volver a agregar ácido bórico al hacerlo. Déjalo enfriar por completo y, a continuación, gira el molde con cuidado para sacar el oro.

  5. 5

    Limpia y pule el oro. Con frecuencia, a causa del proceso de fundición y las superficies de los moldes, algunos sectores quedarán oscuros y opacos. Si deseas obtener una superficie más limpia y brillante, simplemente sumerge la pieza de oro en ácido sulfúrico durante unos minutos y luego enjuágala y sécala bien. Cuando trabajes con ácido sulfúrico, asegúrate de usar el equipo de protección adecuado, pues puede causarte quemaduras si entra en contacto con la piel. Luego, pule la pieza con un paño suave y un compuesto ligero para el pulido de metales.

Consejos y advertencias

  • Siempre debes usar ropa ajustada y con mangas largas cuando fundas oro para evitar quemaduras.
  • Nunca trabajes en espacios reducidos o que tengan una ventilación inadecuada. Si no tienes suficiente espacio, se pueden producir accidentes mientras trabajas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles