Cómo hacer gel caliente y frío refrigerado

Escrito por scott shpak | Traducido por enrique pereira vivas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer gel caliente y frío refrigerado
Una inflamación por el uso excesivo del músculo puede ser tratada con paquetes de gel y con analgésicos. (Stockbyte/Stockbyte/Getty Images)

Una inflamación se produce en el cuerpo por una variedad de razones, tanto mayores como menores. La hinchazón y el calor son dos características de la inflamación que se pueden tratar con acumuladores de frío. Este tratamiento puede dar lugar a una reducción del dolor y una función cada vez mayor en la zona afectada, un enfoque común de la inflamación sugerido por los proveedores de atención de la salud. Un tratamiento casero de una inflamación menor es común y muchos productos de venta libre están disponibles. La fabricación de tu propio paquete en gel congelable es simple y asequible.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Jabón para lavavajillas o gel para el cabello
  • Bolsas de plástico del congelador
  • Cinta adhesiva (opcional)
  • Toalla de té o una toalla (opcional)

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Llena una bolsa de congelación con un cierre de cremallera con jabón para lavar platos o con gel para el cabello. La cantidad utilizada dependerá del tamaño de la bolsa de congelación y el espesor deseado para la bolsa de gel terminada. Elimina el aire tanto como sea posible de la bolsa de congelación antes de sellar el bloqueo de la cremallera. Colocando la bolsa acostada, un buen punto de partida para un espesor de una bolsa es aproximadamente 1/4 de pulgada (0,63 cm). Mientras la bolsa tenga más productos producirá más tiempo de enfriamiento. Protege la cremallera de la bolsa de congelación de una apertura accidental sujetándola con cinta adhesiva, si lo deseas.

  2. 2

    Coloca la bolsa llena ya cerrada con la cremallera, adentro de otra bolsa de congelación. De nuevo, elimina tanto aire como sea posible antes de sellar la bolsa exterior. Asegura la cremallera exterior con cinta adhesiva también, si deseas protección adicional contra las fugas.

  3. 3

    Congela tu paquete de gel colocándolo en un congelador hasta que el relleno se vuelva turbio y viscoso. Coloca el paquete acostado para una congelación más rápida.

  4. 4

    Retira el paquete de gel del congelador cuando estés listo para usarlo. Coloca el paquete sobre el área afectada de la inflamación. Usa el paño de cocina o una toalla para envolver el paquete de gel si el contacto directo es demasiado frío. Usa un ciclo de 15 minutos con el paquete de gel dentro y fuera del área afectada hasta que el dolor se alivie o el paquete de gel se caliente. Vuelve a colocar el paquete en el congelador para que esté listo para su próximo uso.

Consejos y advertencias

  • Los paquetes de gel hechos en casa no son adecuados para el calentamiento en el microondas ni para usarse como almohadillas térmicas. Investiga las soluciones de bricolaje con arroz o lentejas si necesitas un calentamiento.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles