Por qué las gemas son más valiosas que otras clases de minerales

Escrito por chris stevenson | Traducido por enrique pereira vivas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Por qué las gemas son más valiosas que otras clases de minerales
Las gemas se utilizaron como moneda en muchas civilizaciones pasadas. (Jeffrey Hamilton/Photodisc/Getty Images)

Las gemas contienen estructuras minerales que producen colores únicos, superficies brillantes, dureza y transparencia. No todas las gemas de colección contienen todos los atributos necesarios para que sean valiosas, pero muchas gemas poseen la mayor parte de las características que las diferencian de los minerales comunes. La atracción por las joyas y el deseo de poseerlas se remonta a los persas, griegos y romanos, quienes extraían piedras preciosas y aprendieron a cortarlas y a darles formas decorativas para joyería.

Otras personas están leyendo

Dureza

La dureza de una gema indica una de sus características más importantes, lo que la hace deseable para moldearla y coleccionarla. Las gemas duras resisten los rayones superficiales, que las echarían a perder y devaluarían rápidamente su apariencia. Las gemas duras también resisten el desgaste, dándoles una vida más larga, especialmente cuando se utilizan en un conjunto, broche o anillo. La dureza sigue siendo una de las características más importantes de los diamantes, entre otras características deseadas.

Color

La mayoría de las piedras preciosas pueden ser reconocidas por la belleza de sus colores naturales. Las gemas de colores presentes en la naturaleza pueden ser refinadas y pulidas para resaltar los tonos más profundos inherentes a su composición. Los colores más preciados coinciden con los de las gemas más buscadas, incluyendo el diamante (azul, blanco, amarillo, rosa), zafiro (azul, blanco, incoloro, amarillo, naranja, marrón, rosa, púrpura, gris, verde, negro, multicolor), esmeralda (verde claro, verde oscuro), rubí (rojo, naranja claro a morado, algunos negros y grises), granate (rojo, marrón rojizo, verde, rojo oscuro), turquesa (celeste a verde), peridotita (verde oliva, verde botella), jade (verde, azul, marrón, blanco) y el cristal de cuarzo, que viene en una variedad de colores y puede ser translúcido.

Brillo

El brillo de una joya depende de la textura de la superficie en su forma cruda, pero sobre todo se ocupa de la forma en que la gema puede ser cortada y pulida. La dureza de una gema tiene una influencia directa sobre qué tan suave se ve el brillo en su superficie, y esto se relaciona con la densidad de sus moléculas. Las gemas duras se pulen a un brillo más alto que las gemas porosas o de superficies más suaves, dándoles mayor reflectividad.

Rareza

Muchas gemas tienen un alto valor por su escasez en el entorno natural, lo que significa que es necesario tomar medidas extremas para encontrarlas. Estos minerales incluyen diferentes zafiros de colores, ojo de gato de crisoberilo, jadeíta, ópalo negro y topacio rosa. Algunas piedras preciosas se han registrado como casi extintas, tales como alejandrita y el granate demantoide. Estas gemas pueden valer entre US$250 a US$5.000 por quilate, con la excepción de una alejandrita con un buen cambio de color, que puede llegar hasta los US$10.000 por quilate, de acuerdo con Connoisseur Gems For Jewelry.

Tendencias clásicas

Algunas gemas llegan a la cima de la popularidad debido a la demanda, las reseñas y la opinión pública. Algunas piedras preciosas comienzan tendencias y cultos de moda, como una vez pasó con la popularidad de la turquesa en la década de 1960. A medida que la demanda aumenta con un suministro limitado, el valor aumenta hasta alcanzar un máximo. La gemas que han ganado popularidad como estrellas nacientes son el aguamarina, el granate tsavorita, la turmalina, el topacio imperial y la tanzanita.

Transparencia

Todas las gemas tienen una estructura cristalina natural que interactúa con la luz de cierta manera. Muchas de las joyas más codiciadas tienen cualidades transparentes o translúcidas que las hacen más valiosas que otras. Ciertas gemas tienen un índice de refracción, mediante la cual se evalúan sus propiedades ópticas. La cantidad de brillo interno, translucidez y fluorescencia contribuye al valor intrínseco de muchas joyas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles