¿Puede el gimnasio ayudarte a sentir mejor cuando estás enfermo?

Escrito por jayne blanchard | Traducido por antonella iannaccone
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Puede el gimnasio ayudarte a sentir mejor cuando estás enfermo?
Hacer ejercicio si estás enfermo tiene sus pros y contras. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Un buen ejercicio puede ayudar a tu cuerpo a eliminar toxinas, pero no obstante es posible que quieras evitar el ejercicio cuando estás enfermo. Dependiendo de la enfermedad, el ejercicio puede exacerbar los síntomas o darte un impulso de endorfinas. Usa el sentido común cuando decidas ir al gimnasio si te sientes mal, bajar la intensidad de tu rutina o eliminar todo por unos días no debe resultar en un retroceso o comprometer seriamente tu nivel físico.

Otras personas están leyendo

La regla del cuello

El Dr. Edward R. Laskowski, especialista en medicina física de la clínica Mayo sugiere que una actividad física tranquila está permitida cuando tienes sólo un resfrío, sin fiebre. Laskowski aconseja usar la "regla del cuello": Todo lo que está arriba del cuello, estornudos, ligero dolor de garganta, mucosidad y congestión, indica un resfrío común y puedes hacer ejercicios livianos sin sentirte peor luego de eso. Todo lo que está bajo el cuello, tos seca o profunda, congestión del pecho, náuseas y dolor de estómago, dolor corporal y muscular y fiebre, son señales de que pasa algo más serio y deberías evitar el ejercicio.

La regla del porcentaje

Escala la intensidad de tu rutina de ejercicio a medida que te recuperas de enfermedades, recomienda la entrenadora física Mary Layne en "Washington Post". Layne aboga usar la regla del 75 por ciento, que significa hacer 3 cuartos de lo que harías cuando estás saludable. Esto se traduce en un ejercicio más corto que puede incluir hacer ejercicio con menos peso, menos repeticiones y niveles de menor intensidad en el equipamiento del gimnasio.

Cuando el ejercicio cura

Una escatimación en el gimnasio, mientras no te excedas, puede tener un efecto positivo en los síntomas de resfrío. Laskowski escribe que un poco de ejercicio puede ayudar a aliviar la congestión nasal abriendo los conductos nasales. Una investigación del Colegio Estadounidense de Medicina del Deporte notó que por lo general, las personas que hacen ejercicio regularmente experimentan menos resfríos que los que no. La gente que mantiene el hábito del ejercicio físico pasa la mitad de los días luchando con la congestión y mucosidad.

Otras consideraciones

A pesar del resfriado, puede que te sientas apto para el gimnasio, pero esta decisión puede tener más repercusiones. Los gérmenes de resfrío y gripe se expanden en los gimnasios, las áreas de ejercicio y los vestuarios, por eso como cortesía a las otras personas que van a hacer ejercicio, deberías hacer ejercicio en tu casa. El Dr. Rick Kellerman de la Academia Estadounidense de Físicos Familiares le dijo a CNN que las personas con enfermedades menores deberían tomar cuidados extra cuando hacen ejercicio en lugares públicos. Lava tus manos frecuentemente, usa toallas desinfectantes para mano y limpia máquinas y otras superficies que toques durante el ejercicio, como los manubrios de bicicletas. Consulta a tu médico si te sientes inseguro con respecto a si el ejercicio es aconsejable para tu condición.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles