¿Puedo ir al gimnasio si tengo dolores?

Escrito por chance woods | Traducido por maximiliano magnano
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Puedo ir al gimnasio si tengo dolores?
No abandones tu hábito en el gimnasio incluso si sientes molestias. (Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images)

Armar una rutina de ejercicio regular es un desafío. Los nuevos hábitos son difíciles de adquirir, y una vez que comienzas, puedes quedar más confundido por las molestias y la rigidez que producen los nuevos ejercicios. Sin embargo, superar estos obstáculos te recompensará con una salud mejorada y el bienestar que te motivó para enfrentar este desafío.

Otras personas están leyendo

Aliviar las molestias

Una de las peores cosas que puedes hacer con músculos doloridos luego de la ejercitación es sentarte. Luego de una dura ejercitación, mantente en movimiento tanto como puedas. Si tu trabajo exige que te sientes en un banco, levántate y camina un poco hacia el refrigerador de agua o al baño cada hora para reducir la rigidez que se forma al sentarte. Siguiendo el mismo principio, ir al gimnasio y mover los músculos doloridos es una de las mejores cosas que puedes hacer para ellos.

Reforzar hábitos

Otra razón para ir al gimnasio, incluso cuando sientas molestias es para seguir reforzando el hábito de ir. La gente que va al gimnasio como parte de sus rutinas normales son más exitosos para mantener el hábito que aquellos que van porque tienen una ejercitación específica en mente. Es más difícil generar este nuevo hábito en las etapas tempranas, que, desafortunadamente, coinciden con el momento en el que más probablemente sentirás dolores. Al persistir se hace más fácil ir al gimnasio, y el dolor muscular será menos intenso y frecuente.

Reducir la intensidad

Cuando tus músculos estén recuperándose del ejercicio que te dejó dolorido, puedes hacer una ejercitación similar con una intensidad menor que hará más fácil que tu cuerpo atraviese los movimientos y ayudará a quitar parte del dolor. Haz un precalentamiento liviano y un buen relajamiento junto con tu programa de ejercicios. El precalentamiento y el relajamiento deben ser de unos cinco o diez minutos. Un buen precalentamiento mueve al cuerpo a través de los registros de movimiento que se utilizarán en la ejercitación y levanta la temperatura del centro del cuerpo en un grado. Un relajamiento bajará gradualmente el ritmo cardíaco a un 50 por ciento de su máximo y debe también incluir elongación para los músculos que ejercitaste.

Incluir variedad

Las ejercitaciones de levantamiento de peso requieren al menos uno o dos días de descanso en medio, para maximizar la reparación y el crecimiento muscular. Aunque regresar al gimnasio al día siguiente es una buena idea, no debes hacer los mismos ejercicios. Intenta alternar los músculos que trabajas. Por ejemplo, haz un día de ejercicios para el cuerpo superior y otro para el cuerpo inferior, o pecho y cuádriceps un día y espalda y tendones otro día. Las combinaciones posibles son interminables. Si prefieres hacer un programa de levantamiento de peso de cuerpo completo en cada sesión, considera hacer ejercicio cardiovascular sin levantamiento de peso en los días alternativos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles