Cómo guardar las mantas de invierno

Escrito por ehow contributor | Traducido por mariana palma
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo guardar las mantas de invierno
Limpia las mantas siguiendo las instrucciones de la etiqueta. (The blanket image by mikiphoto from Fotolia.com)

Cuando comienzas la limpieza de primavera, llega la hora de guardar las pesadas mantas de invierno en un lugar libre de polvo, humedad y pestes. Encontrar un lugar para guardarlas es a veces un problema si no tienes mucho espacio. Este artículo incluye algunas soluciones para poder guardar las mantas.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Limpia las mantas siguiendo las instrucciones de la etiqueta. Las telas sucias siempre atraen insectos, así que asegúrate de que siempre estén limpias antes de guardarlas. Aprovecha esta oportunidad para eliminar manchas rebeldes con el producto adecuado.

  2. 2

    Haz los arreglos necesarios antes de guardarlas. Cuando las saques el próximo invierno, estarán limpias y listas para ser usadas.

  3. 3

    Guárdalas en un armario de madera de cedro si cuentas con uno. Puedes usar naftalina, pero el olor es desagradable para algunas personas y es difícil de eliminar. También puede ser dañina para niños y mascotas. Revisa los elementos guardados ocasionalmente, ya que aunque el cedro y la naftalina alejan a las polillas, no se deshacen de ellas si las larvas ya están allí.

  4. 4

    Elige contenedores de plásticos para guardar las mantas y ponlos debajo de una cama o apílalos dentro del armario. Estos tienen doble propósito, ya que que sirven para guardar las mantas y almohadas de verano cuando estás usando las mantas de invierno.

  5. 5

    Guarda las bolsas de plástico en que vienen las mantas para usarlas cuando tengas que guardarlas. Estas vienen de varios tamaños y a veces pueden contener más de una manta. Apílalas sobre un estante o guárdalas debajo de la cama para evitar que se empolven.

  6. 6

    Usa bolsas para cerrar al vacío si tienes espacio limitado. Coloca las mantas en la bolsa, ciérrala y succiona el aire con una aspiradora a través de la válvula diseñada para tal fin. Una vez que el aire fue extraído y las bolsas estén aplanadas, podrás guardar varias, una sobre otra, ocupando menos espacio.

Consejos y advertencias

  • Evita guardar las mantas en un sótano o garage húmedos donde sea más probable que adquieran olor a humedad.
  • Considera agregar una sobre de lavanda al contenedor para darle una fragancia fresca a las mantas.
  • Si tu armario de cedro ha perdido el olor a esta madera, puedes lijar levemente la superficie para recuperarlo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles