Guía de arreglos rápidos de alhajas

Escrito por antonia blyth | Traducido por irene cudich
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail

Qué hacer cuando se rompen tus baratijas

Guía de arreglos rápidos de alhajas
Una colección Y&J; Multiplicity de Robert Verdi Jewelry en una exquisita presentación. (Andrew H. Walker/Getty Images Entertainment/Getty Images)

Generalmente, un diamante dura más que el metal donde está engarzado, de manera que si lo dejas suelto, en realidad puede salirse a cortar el engarce que lo sujeta.

— Heather Straw, fundadora y diseñadora, Nashelle Designs

Nos ha pasado a todas: estás apurada, quítándote un pulóver por encima de la cabeza, cuando observas cómo se rompió tu collar favorito. Estás demasiado ocupada como para ir de prisa a un joyero, entonces tu collar termina juntando polvo hasta que finalmente lo llevas a arreglar. Lo mismo sucede con el broche al que se le salió una gema o con ese anillo de plata que se volvió casi negro por las manchas. Pero hay algunas formas rápidas y fáciles de arreglar las alhajas. Restáuralas para que vuelvan a tener su acabado natural o repáralas transitoriamente.

Brillo

A veces tus joyas favoritas quedan relegadas en el fondo de un cajón simplemente porque se han ennegrecido por el uso que les has dado. Afortunadamente, éste es un arreglo sencillo. "El ennegrecimiento es nada más que el aire reaccionando con los elementos químicos que tiene el metal", dijo Judith Adelson, una diseñadora de joyas con base en Los Angeles, que advierte que simplemente en este caso todo lo que se necesita es un pulido.

Pero si no tienes tiempo de ir a la joyería -o tu presupuesto es magro- Adelson comparte una solución casera: "Un truco que puedes usar es tomar un vaso pequeño de agua caliente, agregarle una pizca de bicarbonato de sodio y otra pizca de sal, luego colocar tu joya sobre una hoja de aluminio en el fondo del vaso y observar cómo desaparece el ennegrecimiento."

Otra solución para el ennegrecimiento. (Nota: ésta no es para tus joyas importantes.) "Un truco casero que utilizo en mi bisutería más económica y menos frágil es usar un poco de dentífrico común - la pasta blanca es la que funciona mejor -evita los geles y cualquier otra pasta dental que tengan cristales con sabor", dice: "Agrega agua y usa un cepillo de dientes para bebés para evitar rayones. Simplemente raspa con mucha suavidad y luego enjuaga la joya con agua."

Es importante que sepas de qué metal está hecha tu joya antes de comenzar a limpiarla. Algunos metales requieren que no uses productos de limpieza fuertes o abrasivos. "No lustres la plata dorada ni ninguna pieza plateada con un paño para lustrar ya tratado ni con ningún producto químico para lustrar", advierte Hamamoto. "Dicho producto puede remover el plateado. Para el oro plateado y las piezas plateadas recomiendo pasar suavemente por la joya una mota de algodón común y corriente."

La mayor parte del ennegrecimiento se puede evitar limitando la exposición al aire. "La mejor manera de guardar las joyas no es en un lindo cofreo", dice Hamamoto. "No existe nada mejor que las bolsas plásticas con cierre hermético. Hasta sirve una bolsa con cierre para emparedados."

Más ideas para reparar las joyas y cuándo ha llegado el momento de visitar a un profesional

Si se sale una gema de su engarce, no desesperes. Hay varias formas de arreglarlo, pero dependen del material en cuestión. "Si se trata de una fantasía, probablemente la gema se colocó con pegamento de joyero o de artesanías", explica Hamamoto. "De manera que puedes usar pegamento para volver a colocar la piedra en su lugar. Pero si la gema es cara y estamos hablando de una joya, sin duda alguna debes llevársela a un joyero para que te arregle la pieza. Podrías dañar la piedra en el proceso de intentar hacer el arreglo tú misma, además, puede que sea necesario usar herramientas y maquinaria profesionales para sujetar la gema, según cuál sea el engarce y el metal."

La diseñadora de joyas Heather Straw, fundadora de Nashelle Designs, concuerda con el hecho de que las piezas más complicadas requieren la ayuda de un joyero, pero que las alhajas de fantasía, que son más baratas, pueden arreglarse en casa. “Si la parte de atrás de la piedra es plana y acaba de saltarse, vuelve a pegarla”, dice Straw . “El producto de epoxi Two-Part de cinco minutos es genial para los arreglos rápidos y es fácil de conseguir. Pero no uses Superglue. Todo queda hecho un desastre y además no es a prueba de agua."

Straw hace una advertencia en contra de cualquier riesgo que pueda correrse en el caso del engarce con dientes, especialmente si se trata de un diamante. "Cualquier engarce con dientes requiere la intervención de un profesional", dice. "Es posible que creas que todo se arregla con apretarlo o girarlo con una pinza, pero lo más probable es que termines dañando tu alhaja en lugar de componerla."

Finalmente, unas palabras sobre los diamantes: se miran y no se tocan. "Pueden constituir la substancia de mayor reputación y dureza conocida por el hombre, pero tienen tendencia a quebrarse en algunos puntos defectuosos y en líneas naturales de clivaje, de manera que lo mejor es que los maneje un profesional", dice Straw. "Si alguna vez oyes que tu diamante hace ruido cuando lo golpeas con un dedo en su engarce, dirígete a la joyería para que le realice tareas de mantenimiento. Un diamante generalmente dura más que el metal que lo contiene, de manera que si lo dejas que se mueva en el engarce, puede, con el tiempo, desprenderse de sus dientes."

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles